Max: 26.5 Min: 21
Dólar C: 3,290 V: 3,390
Euro C: 4,041 V: 4,135
Publicidad - Redacción
 
Jueves, 26 de enero de 2006
La poesía herida
Ver más fotos

Amores desvelados, dolorosos, ásperos y desafortunados: la poeta agita el corazón y entrega "turbulencia", su más reciente producción



'Turbulencia' bien podría ser leído con las más desgarradas bandas sonoras de fondo. El repertorio más oscuro de Roberta Flack, U2, Café Tacuba, ¿A qué suena este libro? le preguntamos. A "Amores perros", contesta Rocío, dispuesta a perturbar con su nuevo disco, perdón, poemario. "Escribí el libro en un momento en que mi papá estaba en la clínica, yo me separé de una persona y poco después a mi mamá le dio un derrame cerebral. Había que sacarlo todo afuera. Cuando escribo es una profilaxis", explica. Como cuando uno viaja en un avión y no adivina las sacudidas que vendrán, "Turbulencia" es un libro doloroso, en el que todo se puede venir abajo. ¿Cuán cerca está la autora de su yo poético, de esa mujer víctima que clama desde el poema? Para Rocío, es muy complejo precisarlo. "Yo construyo mi identidad como persona a partir también de que escribo, de que soy la autora. Es como dice Pessoa: 'El poeta es un fingidor, finge tan certeramente que finge que es dolor el dolor que de veras siente'. Tú realmente estás camuflando una especie de insumo para la creación, pero en realidad, en el fondo, lo que queda muy marcado es el dolor".

Hay muchas referencias a tu primer poemario en este libro , incluso juegas irónicamente con lo que escribiste hace 20 años...
Lo que yo quería era terminar con un ciclo de poesía amorosa, o de desamor, vinculada con el tema de las relaciones de pareja y el cuerpo, aunque nunca puedes decir que lo vas a cerrar definitivamente. Juego con los versos, mostrando cómo hace veinte años decía una cosa y ahora digo lo mismo (ríe). Claro que con otro matiz, con un tono irónico, ironizo a partir de mí misma. Ya no la creo. Hace 20 años los sentimientos eran tan frescos. Lo que puedo hacer a estas alturas de mi vida, y que es una especie de ejercicio hecho en toda mi poesía, es ser un poco cruel conmigo misma. No sé por qué.

¿Y cómo se manifiesta esa crueldad? ¿Se trata de autoinfligirse dolor a través de la escritura?
Veo las cosas desde otra perspectiva. Veo las cosas desde lejos. Soy cruel conmigo pero al mismo tiempo me pongo afuera. Esa es la ventaja de la escritura. Estoy hablando de mí misma y al mismo tiempo no soy yo. La poesía me sirve para poner una distancia entre mi pasado, el dolor, los problemas y yo misma. Lo que escribo es una ficción a partir de los sentimientos verdaderos.

¿Y por qué cerrar el círculo? ¿Por qué dar por terminados ciertos temas en tu poesía?
Porque tengo un par de libros que no tienen nada que ver con esto. Espero publicar pronto una poesía de connotación más social, pero desde una perspectiva individual, que habla de las experiencias de una persona que escribe y al mismo tiempo de otras experiencias que me serían completamente ajenas, experiencias de mujeres que han perdido a sus hijos, que han tenido hijos desaparecidos.

Un tema que ya no está de moda, ciertamente...
No pues (ríe). Creo que los escritores nos hemos demorado mucho en asumir nuestro pasado inmediato. Los poemas que tengo en ese libro vienen del año 87, escritos en medio de las bombas, que entonces no formaban un cuerpo. Y solo les pude dar ese cuerpo después de ver leer el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación, ver testimonios de mujeres en la televisión. Fue involucrarme de nuevo a partir de las emociones. El otro libro tiene que ver con el exilio, la gente que tiene que irse del país. Se llama "La máquina de limpiar la nieve". Cuando yo estaba en Boston y escuchaba su sonido, entendía que ya empezaba a abrirse el camino, que ya podría salir a la calle, pues antes la nieve lo había cubierto todo.

¿Y piensas que este libro se diferencia mucho de los dos últimos? ¿No son todos, finalmente, testimonios de una misma turbulencia?
Lo que pasa es que en este libro el tema central es el amor al padre, a la pareja. Y también la ruptura de ese amor. En los otros libros, de repente, lo central es el amor al Perú. Puede ser. Finalmente, cuando uno se va, siempre está pensando en regresar. La gente siempre está diciendo que el Perú no les ha dado nada. Yo siento que a mí sí.

Más información
Presentación:
Jazz Zone, C. Comercial El Suche, La Paz 565, Miraflores. día y hora: hoy, 8 pm.
Turbulencia
Autor:
Rocío Silva Santisteban Editorial Estruendo Mudo País Perú



Enrique Planas

Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa