Miércoles, 19 de abril de 2006
Hombre quiso alimentarse con los restos de niña que asesinó

Vecinos lo describen como un joven callado, aburrido y aparentemente fiable



PURCELL [EL COMERCIO/AGEN-CIAS]. Uno de los crímenes más macabros de los últimos tiempos se ha vivido esta semana en Oklahoma, EE.UU. Un empleado de una tienda asesinó a una niña de diez años para comerse su cádaver.

Kevin Ray Underwood, en cuya casa de Purcell fue hallado el cadáver de Jamie Rose Bolin dentro de una bañera, fue acusado de asesinato en primer grado y los fiscales asignados al caso anunciaron que pedirán que sea condenado a muerte.

El acusado fue detenido el viernes sin posibilidad de libertad bajo fianza al despertar sospechas en un retén montado cerca del complejo de apartamentos donde él y Jamie Rose Bolin eran vecinos.

Las autoridades dicen que las pesquisas llevaron a su apartamento hallaron el cuerpo de la niña en una bañera de plástico, sellada con cinta adhesiva en su ropero.

Las autoridades creen que Underwood atrajo a la niña de diez años a su apartamento, donde la golpeó en la cabeza con una tabla y la ahorcó con sus manos y cinta adhesiva.

Según el jefe de policía de Purcell, los investigadores creen que Underwood violó a la niña después de matarla y tenía la intención de comerse el cadáver. En su apartamento hallaron un mazo para suavizar carne y pinchos para brocheta.

Según un documento policial, Underwood confesó que mató a la niña, al decir a agentes del FBI: "Deténganme. Está allí. Yo la hice pedazos".

La gente que conoció a Underwood lo describió como un joven callado, aburrido y aparentemente fiable. Su madre, que vive en la ciudad de Purcell, afirmó que era un chico maravilloso.






¿Qué temas urgentes, en materia económica, debería resolver el próximo Presidente del Perú en los primeros 100 días de su mandato?
4 Envíe su opinión


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa