Domingo, 23 de julio de 2006
La Casona como en los viejos tiempos

El cineasta Federico García es el nuevo director del C. C. de San Marcos. Su primera decisión: organizar el festival "Abrepuertas"



Se le llamaba "Centro Cultural de San Marcos", pero ahora vuelve a llamarse "La Casona". Como nuevo director cultural, el cineasta Federico García se propone hacer cambios en la institución, y ha empezado por desempolvar el nombre tradicional. "Yo quiero que esto se llame La Casona, así lo entiende el pueblo. Queremos reivindicar el nombre para que la gente se acostumbre a venir". Añejo sanmarquino, García ocupa el puesto que con gran acierto ocupó el crítico de arte Gustavo Buntinx. Y según revela, busca poner a tono la institución con la orientación de las nuevas autoridades sanmarquinas. "Se trata de modernizar la universidad, que no se convierta en una fábrica de doctores o ingenieros sino que se preocupe del desarrollo económico y social del país", señala.

¿Y ese ideario, cómo se plasma en la gestión de un centro cultural?
La cultura es el quehacer humano en su totalidad. Se confunde generalmente cultura con arte. Este país tiene 20 mil años de tradición cultural. En ese largo período han surgido hombres significativos en el pensamiento y la cultura. Eso es lo que trataremos de recuperar. Lo que no significa dejar de lado las manifestaciones del mundo moderno.

¿Cómo evalúa la política anterior de este centro cultural?
Dentro de su peculiar visión, han hecho una tarea excelente. Se lo he dicho al señor Buntinx cuando vine. La invención que ha salido a la prensa de que yo lo he maltratado, es absolutamente falsa, el mismo señor Buntinx lo puede atestiguar. Con él mantengo una excelente relación. Aprecio su trabajo. Obviamente, discrepo de la orientación general que le dio al centro cultural.

¿Y en qué discrepa básicamente?
Creo que se dio mucho énfasis a lo moderno y lo vanguardista. Tenemos manifestaciones culturales muy diversas, fundamentalmente en el campo del folclor, la música, el arte popular. Son las cosas que no estaban entrando a San Marcos.

Quisiera que sea especialmente honesto: ¿Usted ha visitado alguna de las muestras que se presentaron en los últimos cinco años?
No todas. Pero he visto sí.

¿Cuál recuerda?
La de pintura campesina. Me pareció excelente. Y esta última de Carlos Runcie Tanaka, que me parece al nivel de las mejores exposiciones europeas.

Pero muchas otras plasmaron también lo que usted está pidiendo. Una mirada contemporánea del país, y la reflexión de sus culturas...
Pienso que el arte es fundamentalmente comunicación, vasta y hacia afuera. Ver la muestra de Runcie Tanaka, que es uno de nuestros mejores ceramistas provoca un placer espiritual estupendo. Pero es solo un momento de contemplación para la gente que viene aquí. El arte tiene que ir hacia afuera. Esa será nuestra diferencia de orientación. La pintura es una de las formas del arte, pero queremos proponer otras, la música, el canto, la literatura, el teatro. ¡El teatro de San Marcos desapareció! Lo estoy tratando de resucitar...

Pero el Teatro de San Marcos sí existe. Estaba dirigido por Ana Zavala.
Pero solo hizo una muestra. Eso me parece que no debe ser. El Teatro de San Marcos, con los elencos que se puedan formar, como en la época de Guillermo Ugarte Chamorro, debe ir hacia donde no hay teatros.

¿Y hay presupuesto para eso?
Tampoco en la época de Guillermo Ugarte había. Era un presupuesto más magro que el actual. Yo he hecho trece largometrajes. Usted me dirá con qué plata los hice, entendiendo que cada película cuesta medio millón de dólares. Pero se hace pues. Hay que buscar los recursos.

¿Con qué personas trabajará?
En primer lugar, yo no he pedido a nadie su renuncia. El señor Max Weber, quien ha hecho una encomiable labor, decidió alejarse. En allí que hemos nombrado a Pozzi Scott, cineasta de vieja data y promotor de cultura. En teatro la señora Zavala también presentó su renuncia. Me parece que Armando Williams lo está haciendo muy bioen en el Museo de Arte, haría muy mal en removerlo de un puesto en el que rinde tan bien. Jesús Ruiz Durand nos apoyará en todo el nuevo diseño de las publicaciones. No guardo ningún tipo de mezquindad con nadie.

El dato
La Casona abierta
Para celebrar las fiestas patrias, La Casona abrirá sus puertas alpúblico del 24 al 30 de julio, de 10 a.m. A 9 p.m. Se ofrecerán diferentes actividades artísticas como pasacalles, danzas,  visitas guiadas a las exposiciones, folclor, ballet, música. La entrada es libre.



Enrique Planas



El peatón de Lima, ¿es víctima o responsable del caos del tránsito?
4 Envíe su opinión


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa