Domingo, 20 de agosto de 2006
El asesinato como una de las bellas artes

Otro joven autor peruano empieza a destacar fuera del país "El círculo de los escritores asesinos" es su segundo libro



Diego Trelles Paz (Lima, 1977) estudió cine en la universidad pero siempre albergó el secreto anhelo de ser escritor: para eso viajó a Estados Unidos, específicamente a Austin, donde obtuvo una beca para seguir un posgrado en literatura hispanoamericana. Poco antes de partir terminó la redacción de su primer libro "Hudson, el redentor (y otros relatos edificantes sobre el fracaso)". Pero "El círculo de los escritores asesinos", su nueva novela, es su auténtica carta de presentación en nuestro medio literario, la prueba más fehaciente de los frutos que empieza a rendir su ya prolongado exilio académico: el libro, publicado en España por la editorial Candaya, ha recibido críticas bastante positivas en los medios ibéricos, y le ha valido acceder a esa todavía incierta caterva de narradores peruanos novísimos que tiene en Santiago Roncagliolo y Daniel Alarcón a sus representantes más visibles.

"En Estados Unidos empecé a escribir la novela pero no pude terminarla, porque tenía que trabajar en mi tesis, que estuvo dedicada a Roberto Bolaño. Decidí dejar Texas por un año y viajé a Burdeos, Francia, donde terminé de escribir 'El círculo ...'. Mi idea era en realidad un poco romántica: quería vivir como los escritores que fueron a París en los años setenta. Estaba equivocado: los tiempos cambian. En Burdeos, no obstante, y aunque no había tantos escritores, tuve la fortuna de conocer al traductor de Bolaño y a Enrique Vila-Matas", relata Trelles, quien en Austin dirige la revista "Pterodáctilo".

"Los personajes de 'El círculo' son como 'enfermitos' de la literatura. La proliferación de referencias culturales en la novela responde a la forma como ellos compiten por el amor de Casandra, la musa. Siempre están viendo quién sabe más".

Trelles, antes de traer su novela a Lima, realizó una gira de presentación de "El círculo..." por varias ciudades españolas. La respuesta de los lectores y los críticos fue siempre estimulante. "Editorial Candaya nació en España con la idea de apoyar a escritores jóvenes de Latinoamérica. Ellos organizaron el 'tour' con el que presentamos el libro en siete ciudades . Me trataron estupendamente. Hasta ese viaje, creo que nunca me había sentido un autor", dice Trelles. "Antes de los premios de Cueto y Roncagliolo, ya hubo otros escritores peruanos que publicaron sus libros y empezaron a destacar en España, como Fernando Iwasaki y Jorge Eduardo Benavides. Yo creo que los premios reflejan de manera general algo nuevo que está ocurriendo en el Perú, que antes no hacía falta: la existencia de editoriales jóvenes que apuestan por escritores también jóvenes que tienen talento" .



Raúl Cachay A.



¿Tiene usted una Laptop Dell? Comparta su experiencia
4 Envíe su opinión


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa