Martes, 26 de setiembre de 2006
Díganos lo que piensa




Made in Perú
Señores Directores:
El 23.09.06 fui a ver "Madeinusa". Pocas veces he sentido tanto malestar al ver una película. Una película no solo posee cualidades formales, vale decir técnicas interpretativas. También tiene un contenido, una manera de expresar ideas, conceptos, valores, usos y costumbres. Ideología, en suma. Por eso decimos que el cine es la cara de un país. Me voy a referir, porque lo considero necesario --ya que la crítica ha bajado las banderas, no sé si por afinidad ideológica o por el premio Fipreci--, a la imagen que proyecta no solo de la mujer campesina sino de los pueblos andinos, a los que calumnia sin piedad. El tema: los indios ignorantes, brutos y primitivos están tan cautivados por lo foráneo que le han puesto por nombre "Madeinusa" a una ingenua niña del poblado. Encima son tan perversos que maltratan a un pobre jovencito limeño que por azar del destino llega a su comunidad, en donde el pecado está permitido, pues "se ha muerto Dios y nada ve". Ni ella ni su hermana consideran impropio que el padre se acueste con sus hijas. Es inevitable, a estas alturas del dislate fílmico, asociar semejante calumnia a los pueblos andinos, con la pretendida confusión que los comuneros de Uchuraccay cometieron con los periodistas mártires de ese lejano y emblemático pueblecito serrano. Para ellos era lo mismo una cámara fotográfica que un fusil de guerra. Tan bestias y miopes eran como estos serranos que aparecen en la pantalla violando a sus hijas, emborrachándose hasta el cansancio y traicionando el candor de un limeñito de clase alta. Tal vez por eso mismo el Conacine dotó al millonario presupuesto de la película con sabe Dios cuántos miles de dólares adicionales, al haberla premiado en uno de sus polémicos concursos. Ahora, para que "el tiempo santo" termine de asombrarnos, pretende matricular esta calumnia fílmica como candidata del Perú al Óscar. ¿Tendremos que acudir a la Defensoría del Pueblo para que nos proteja de semejantes dislates del Conacine? ¿Sabía usted que el dinero que regaló el Conacine para alimentar semejante calumnia sale de su bolsillo?
Atentamente,
PILAR ROCA
Cineasta
Pilarroca@terra.com.pe
"Madeinusa" es polémica al abordar el choque de culturas y sensibilidades entre el mundo andino y un joven limeño, en un pueblo y un tiempo en los que el pecado está suspendido. Pero esta es una licencia creativa de la cineasta Claudia Llosa que no debe tomarse como una visión documental, y que ha merecido, de la crítica nacional e internacional, bastantes más elogios que palos. El Conacine, como ente promotor del cine peruano, no entra a tallar en estas disquisiciones de contenido, sino que simplemente organiza los concursos donde jurados independientes premian los proyectos. Es así que el guion de "Madeinusa" fue premiado, en junio del 2005, con 235.000 soles por un jurado presidido por Salomón Lerner Febres. Respecto de la campaña del Óscar, nos informan en el Conacine que su consejo directivo, formado por cineastas y representantes del negocio cinematográfico, hizo una lista de las películas candidateables --todas las estrenadas comercialmente, por un mínimo de una semana en cartelera, entre el 30 de octubre del 2005 y el 30 de octubre del 2006-- y decidió apoyar a "Madeinusa". La Academia de Hollywood pone como condición que el ente oficial de cada cine nacional llene un 'entry form' avalando una sola candidatura. Pero sería la empresa productora de la cinta, Vela Films, quien costearía la ardua campaña en pos de la nominación final.

Carísima pena
Señores Directores:
Existe la controversia de si el Perú puede o no denunciar la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto de San José de Costa Rica, instrumento jurídico al que el país se adhirió en 1977. La convención, en su Art. 78, dice: "Los estados partes podrán denunciar esta convención después de la expiración de un plazo de cinco años a partir de la fecha de entrada en vigor de la misma y mediante un preaviso de un año". La denuncia es posible, pero el Perú no la va a ejercitar. Para reponer la pena capital es preciso la reforma constitucional, porque la Constitución vigente incluye la pena de muerte solo "por el delito de traición a la patria en caso de guerra, y el de terrorismo" (Art. 140). La Convención Americana sobre Derechos Humanos dice: "No se restablecerá la pena de muerte en los estados que la han abolido" (Art. 4, Inc. 3). Si se insistiese en restaurar la pena máxima por violación y homicidio en agravio de un menor, habría que reformar la Constitución con aprobación del Congreso con mayoría absoluta y ratificado mediante referéndum; o cuando el acuerdo del Congreso se obtenga en dos legislaturas ordinarias sucesivas". Lo práctico es aplicar la carcelería perpetua, sin ventaja procesal alguna.
Atentamente,
C. ALFREDO VIGNOLO G. DEL V.
DNI 09153292
El costo de instaurar la pena de muerte sobre la imagen del país sería muchísimo más elevado que la satisfacción --si se la puede llamar así-- que obtendrían sus impulsores si se llega a ejecutar a algún infeliz.





¿Cuál es su opinión sobre la gestión de Manuel Burga al frente de la FPF?

4 Envíe su opinión


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa