Domingo, 3 de diciembre de 2006
La meta es articular esfuerzos para acabar con problema de exclusión


Ver más fotos
Especial 4  Fueron tres días de discusiones en los que las palabras inclusión y exclusión sonaron fuerte y lo valioso de esto fue que la iniciativa nació de los empresarios privados reunidos en la CADE 2006

Por Luis Navarro, Francisco Sanz, Marianella Ortiz

"El sector privado latinoamericano es criticado muchas veces por su aversión al riesgo: debe entonces convertirse en protagonista de la lucha contra la exclusión". Esta fue la sentencia del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, durante su conferencia magistral del jueves en la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE) 2006, con lo cual destacó el papel que le toca protagonizar al sector privado como aliado de los Estados para incluir en el desarrollo a las poblaciones más necesitadas y que este se convierta en un promotor principal en este objetivo.

En una CADE cuyo lema principal fue "No existe nosotros con alguien afuera", las frases de Moreno resumen con precisión el mensaje que los empresarios buscaron articular en Arequipa. "Estamos cien por ciento de acuerdo", dijo José Miguel Morales, presidente de Confiep. Resaltó, como ejemplo, la reciente movilización nacional por la educación, coordinada por los privados con entidades de apoyo social, ONG y el Gobierno. "Es un tema a largo plazo, pero que va a redituar en los próximos quince años", dijo José Miguel Morales. ¿Este esfuerzo pudo hacerse antes? "Puede ser --respondió-- pero también es cierto que las cosas se hacen cuando existen las condiciones".

CÓMO HACERLO
El presidente de la CADE 2006, Ben Schneider, remarcó la importancia de este foro de debate para los retos planteados. "Acabamos de ver (durante la mesa Igualdad de Oportunidades y Diversidad) la importancia de la universidad, que tiene recursos de investigación, para ayudar a conocernos mejor y focalizar los ideales de solución y oportunidad", sostuvo. Como ejemplo, mencionó que durante el diálogo se precisó que había en el Perú 100.000 lugares de interés arqueológico de los cuales solo se explota el 5%. "Es un ejemplo claro de cómo las fuerzas vivas tienen que unirse en torno al objetivo de trabajar juntos", dijo.

Moreno, por su parte, resaltó algunos ejemplos destacados de empresas privadas cuya acción había generado un impacto importante para la inclusión en el desarrollo, ya que brindan a las personas de bajos ingresos, además de servicios, la capacidad de acumular un patrimonio y mejorar su calidad de vida.

Indicó que, en el sector vivienda, la cementera Cemex financia con su programa Patrimonio Hoy la compra de materiales y la asesoría técnica a personas de bajos recursos, con lo que, además de apoyar la política de promoción de viviendas populares, desarrolla el mercado de titulización, como garantía del crédito. "Es un paradigma de cómo las grandes empresas pueden acomodarse a clientes de escasos recursos", precisó.

También hizo hincapié en la democratización financiera, cuyo objetivo es dar a personas de bajos recursos acceso al sistema financiero formal, al crédito, seguros y servicios afines. Puso como ejemplo la competencia iniciada en Ecuador entre los bancos para ofrecer servicios a los receptores de remesas (un mercado de US$60.000 millones anuales en la región). En el Perú, Moreno destacó el esfuerzo del Banco de Crédito para ofrecer productos a las PYME y para ampliar su red de cobertura al área rural.

"De la mano con ustedes vamos a cambiar nuestra región", concluyó Moreno, dirigiéndose al público.

Finalmente, Schneider resaltó que, personalmente, espera que de esta CADE se genere una conciencia profunda del problema de la exclusión y un mayor nivel de compromiso para articular actividades entre el empresariado y el Gobierno. "No es un evento solo de difusión de imagen, estamos haciendo una reflexión para que aquellas fuerzas que tienen la capacidad de acción salgan al rescate", destacó.

LO PÚBLICO Y LO PRIVADO
El representante peruano en el BID, Jaime Quijandría Salmón, destacó algunos casos exitosos de participación público-privada en el país, sobre todo en el caso de las concesiones, tales como Las Bambas y Bayóvar. "Hemos ido aprendiendo poco a poco, esto nos va a enseñar a adecuarnos a la realidad. Hay proyectos complejos de financiar, no son 100% rentables y el sector privado quiere una garantía de que va a recuperar la inversión que hace, además el organismo regulador tiene que asegurar que no se establezcan monopolios", indicó.

Informó que el BID definirá con el Gobierno Peruano la estrategia de apoyo a nuestro país para los próximos cinco años, que estaría definido en marzo. "La inclusión va a ser uno de los temas, además de la descentralización", aseguró Quijandría Salmón.

Más información:
4  Lo que dejó CADE 2006: una cita de baja magnitud política
4 Ecos CADE





¿Qué posición para sentarse considera que es más perjudicial para la columna?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa