Domingo, 10 de diciembre de 2006
Los muertos más rentables del mundo


"Lennon es sinónimo de rock, pero el hecho de haber sido asesinado joven creó el mito del pacifista abatido por la misma violencia que combatió"



Por Alfredo Bryce Echenique, escritor

John Lennon quería ser más grande que Elvis, aunque hoy, pasado ya un cuarto de siglo de su asesinato, el 8 de diciembre de 1980, es difícil evaluar si lo ha logrado. Presley sigue siendo el rey en el terreno comercial, pero el mensaje, la actitud y la imagen de Lennon parecen ser más universales, más profundas, más aceptadas.

El año pasado, Elvis generó 38 millones de euros, según la revista "Forbes", mientras que Lennon, que alcanza la tercera posición en la lista de los muertos más rentables, ingresó casi 19 millones de euros. Más que una estrella del espectáculo, Lennon es ante el mundo un ícono de la paz, y su "Imagine", la banda sonora de las buenas intenciones en casi cualquier rincón del planeta.

Aunque las ventas de sus discos no sean espectaculares (219.000 unidades en 2005, la mitad que el otro beatle desaparecido, George Harrison), los fans acaban de elegir a Lennon como el mayor ícono del rock de todos los tiempos en una encuesta realizada por la prestigiosa revista de rock británica "Q". En otra votación, Lennon aparece como el séptimo personaje más importante de la historia de Gran Bretaña, por delante de Lord Nelson, Newton y Shakespeare. ¿Una exageración? Puede ser. La mitología depara curiosos resultados, como que "Qué noche la de aquel día" figure entre las cien mejores películas de la historia del cine, según la revista "Time". En la era de la mercadotecnia, la imagen de Lennon es más potente que su propia persona.

Si hay algo que representa la imagen con la que Lennon se ha dado a conocer mundialmente es el famoso video de "Imagine" con el piano blanco y la habitación blanca. Da lo mismo que Capital Radio acabe de airear una vieja entrevista inédita en la cual Lennon asegura que "Imagine" no es su mejor trabajo. Da igual que la mayoría de los músicos influenciados por Lennon citen canciones de los Beatles --"Tomorrow never knows", "A day in the live"-- y discos de los Beatles --"Revolver", "Rubber Soul"-- como sus obras maestras. Yoko Ono, la viuda, ha hecho una bandera de "Imagine", reduciendo así las aristas del mito para hacerlo más universal.

Actualizar y dignificar el mito, un proceso que a veces colisiona con los imperativos comerciales, es la gran preocupación de Yoko, quien, como reflejaba recientemente la prensa británica, "está más preocupada ahora por la obra de John que cuando estaba vivo". No en vano maneja un patrimonio valorado en mil millones de euros.

Lennon es sinónimo de rock, pero el hecho de haber sido asesinado joven --los cinco tiros fatídicos que le disparó Mark David Chapman-- creó inmediatamente el mito del pacifista abatido por la misma violencia que combatió. Así, sin matices, resulta una imagen equivocada, pero que funciona de mil maravillas comercialmente. Paul McCartney escribió "When I'm 64" y ya los tiene. John estaba escribiendo "Life begins at 40" cuando lo mataron.

McCartney también aspira a ser venerado por la humanidad y, cuando menos, a igualar las cuantiosas rentas que genera el difunto John Lennon, pero la ventaja que le ha tomado este es ya insalvable. Más de un cuarto de siglo de antologías, reediciones, documentales, exposiciones, subastas, éxtasis pacifistas y hasta un musical en Brodway han transformado a la estrella recluida que era Lennon en sus últimos días en una especie de Dalai Lama del rock. A Pete Nash, presidente del club de fans de los Beatles en Gran Bretaña, no le gusta demasiado ese Lennon, pero se muestra condescendiente: "No me gusta que solo se identifique a John con "Imagine" y la habitación blanca. Para mí, Lennon era un rockero, es lo mejor que hizo. Pero intento comprender a Yoko. Ella lo amaba y lo vio morir delante de sus ojos. Así que quizá ella sí lo recuerde como un santo". En todo caso, ella es la dueña del milagro financiero de uno de los muertos más rentables que existen.

ALFREDO BRYCE ECHENIQUE. GANADOR DEL PREMIO PLANETA EN EL 2002 POR "EL HUERTO DE MI AMADA" EXCLUSIVO PARA EL DIARIO EL COMERCIO EN EL PERÚ.





Denuncia la venta de productos pirotécnicos
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa