Jueves, 28 de diciembre de 2006
Mirador latinoamericano


Pocos escritores tan latinoamericanos como Mario Vargas Llosa, con una perspectiva integral, por encima de las fronteras que siguen dividiendo a nuestros países.

Por Ricardo González Vigil

Su infancia la vivió en Bolivia y su despliegue como creador en París ("capital de la cultura latinoamericana", según Octavio Paz, por lo menos desde los días del modernismo hasta los años 60; véase las pp. 9 y 283-285) y Barcelona ("capital de la literatura latinoamericana o poco menos" en los años 70-80, según Vargas Llosa; revísese las pp. 46 y 154) como uno de los protagonistas del 'boom'.

Por eso, aunque el Perú ocupa un lugar central (claramente mayoritario en sus ficciones) en la vida y la obra de Vargas Llosa (por ende, en las entradas del "Diccionario del amante de América Latina"), nuestro gran escritor, más que restringidamente peruano, se sabe latinoamericano. Cobró conciencia de ello en París al trabar amistad con escritores y artistas de toda "nuestra América" (Martí). En su diccionario, Vargas Llosa celebra el mestizaje latinoamericano con sus raíces indígenas y los aportes europeos, africanos y asiáticos, subrayando cómo nuestros grandes escritores y artistas beben de "todas las sangres" y de la herencia cultural del mundo entero. A la par, lamenta que la unidad sea histórico-cultural, pero no política y económica. Postula una integración que respete la diversidad cultural: "Lo indispensable es que, más pronto que tarde, gracias a la democracia --la libertad y la legalidad conjugadas-- todos los latinoamericanos, con prescindencia de raza, lengua, religión y cultura, sean iguales ante la ley, disfruten de los mismos derechos y oportunidades y coexistan en la diversidad sin verse discriminados ni excluidos. América Latina no puede renunciar a esa diversidad multicultural que hace de ella un prototipo del mundo" (p.11).

La mención de la democracia obliga a consignar que, sin negar los valores de otras tradiciones culturales, puntualiza que América Latina pertenece, fundamentalmente, a la "cultura occidental", a la que alaba por su culto a la libertad, el sistema democrático y la declaración universal de los derechos humanos.

Mientras que resulta sobresaliente la selección de páginas de Vargas Llosa, no lo es el cuerpo de notas: en lugar de los datos de las primeras ediciones de las obras mencionadas, brindan los de ediciones españolas de años recientes; al "Facundo" de Sarmiento lo hacen "novela" (p. 64) y luego, sin explicación alguna, "ensayo" (p. 157), ajenos a su originalidad intergenérica; y no señalan las fuentes (con su fecha, importante por la evolución de las ideas políticas de Vargas Llosa) de las que han tomado las páginas escogidas.

DICCIONARIO
Este diccionario se publicó primero en francés, el 2005, como parte de una colección de la editorial parisina Plon que ofrece guías de los lugares más diversos (Egipto, Grecia, India...). No se trata de obras con el lenguaje usual de los diccionarios: secamente informativo, sumamente sintético, preocupado por incluir todas las entradas posibles sobre las cuestiones relacionadas con la temática del diccionario. Las han encargado a "amantes" del tema, capaces de brindar una versión muy personal e iluminadora. En el caso de América Latina, escogieron a Mario Vargas Llosa, quien a lo largo de medio siglo ha escrito abundantemente sobre América Latina: artículos, reportajes, crónicas, reseñas y notas diversas, sin olvidar pasajes de sus libros en que retrata países, ciudades, personas, costumbres, etc.

Título: Diccionario del amante de América Latina
Autor:Mario Vargas Llosa
Editorial: Paidós





Denuncie a los alcaldes que no cumplen con sus deberes
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa