Domingo, 28 de enero de 2007
Más de 400 personas llegarán hoy a Asia a reclamar igualdad para todos




Por Amanda Gonzáles Córdova

Jueves al mediodía. Bajo un sol inclemente, cuatro rostros conocidos de la política y del espectáculo se juntan en Villa para una sesión de fotos diferente. Ruth Karina, Eduardo Adrianzén, Susana Villarán y Wicho García, dejan de lado, por unos momentos, sus facetas de cantante tropical, dramaturgo, política y rockero, respectivamente, para enfundados en sendos mandiles blancos, adoptar una versión libre de empleadas domésticas audaces.

Lo hacen, dicen, para llamar la atención sobre un problema que, por más que lo neguemos, está allí, soterrado, escondido: el racismo. Y lo que estos cuatro personajes están promoviendo es la operación Empleada Audaz, que desde el mediodía de hoy, espera reunir alrededor de 400 personas para protestar pacíficamente por supuestas prácticas discriminatorias que se estarían cometiendo en contra de las empleadas domésticas que laboran en este balneario.

AUDACES Y PACÍFICOS
Desde hace varios años, la Mesa de Lucha contra el Racismo --colectivo integrado por varias instituciones de la sociedad civil y que promueve la operación Empleada Audaz-- lleva a cabo diversas campañas para denunciar prácticas discriminatorias y racistas en lugares públicos, logrando que las autoridades tomen cartas en el asunto, tal como sucedió en octubre pasado, cuando Indecopi sancionó al restaurante Café del Mar por prácticas discriminatorias con una multa de 126 mil soles.

Wilfredo Ardito, de la Asociación Pro Derechos Humanos (Aprodeh) e integrante de la mesa, sostiene que desde hace varios años reciben denuncias sobre un supuesto racismo en contra de las empleadas en Asia. "Hemos recibido testimonios de socios de algunos clubes, que prefieren el anonimato, y que dicen haber tenido problemas porque no uniformaron a la empleada y porque, además, les permitían que se bañaran en horas no autorizadas. Fuimos a Asia y vimos el asunto de los uniformes en plena playa. Nos parece evidente".

Tras recibir otros testimonios y visitar en otras ocasiones esas playas, se decidió dar forma al operación Empleada Audaz. Según los organizadores, que han convocado a rostros conocidos de la política, la farándula, el arte y el deporte, se espera alrededor de 400 personas que, vestidas como trabajadoras del hogar, se bañarán en el mar de Asia. "Con esta marcha, queremos mostrar de una forma simbólica, transgresora pero pacífica, a personas de toda condición que vestidas como empleadas, representen lúdicamente lo que ellas no pueden hacer: entrar al mar y bañarse", sostiene Ardito, quien recalca el sentido pacífico de la marcha.

Mientras se enfunda el traje de niñera para las fotos, la ex candidata presidencial Susana Villarán sostiene que "el hecho de que una trabajadora del hogar no se pueda bañar en la misma playa de aquellos niños que cuida, es parte de cierta cultura del maltrato y discriminación que existe en nuestro país".

RACISMO CERO
"Eso es absolutamente falso. No existe, en ninguno de los reglamentos internos de los clubes, ninguna disposición al respecto. Todo se basa en rumores, en dichos", sostiene, tajante, Mariano Peña Benavides, presidente de la Asociación de Propietarios de Inmuebles de Lima Sur (Aprils), que agrupa a los 26 clubes de playa en Asia.

Preguntado sobre la existencia de restricciones que habría en esos clubes para el libre uso de la playa por parte de los trabajadores, Peña sostiene que no hay prohibiciones. "Obviamente, en cualquier trabajo los empleados tienen reglas. Por ejemplo, el secretario de mi oficina no se puede bañar a las diez de la mañana, en su hora de trabajo".

Hay casos de algunas trabajadoras --agrega-- que mientras están en la orilla, cuidando a los bebes y niños, se bañan con ellos. "Es parte de su trabajo".

Sobre las versiones que sostienen que las empleadas no pueden estar en la playa sin sus uniformes y mandiles, lo desmiente. "Lo usual es que estén en short y polo, su uniforme de playa. Están en contacto con el mar, en la arena no van a estar con vestido largo ni pantalón. Es totalmente falso que usen mandil en la playa. Quisiera que me lo demuestren".

Para el presidente de Aprils es importante subrayar que "en Asia no existe ninguna norma institucional respecto al uso de uniformes. Tampoco ninguna restricción verbal o escrita para que las empleadas se puedan bañar en el mar".

Para Wilfredo Ardito, en cambio, que la exclusión no esté impresa en un reglamento es normal y previsible: "En general, la situación de las trabajadoras del hogar no está en los estatutos, son costumbres, algo que todo el mundo practica. El racismo se vincula mucho al tema de las trabajadoras del hogar. Y el uniforme es un símbolo que genera ese tipo de marcas".

DE PUNTA EN BLANCO
Justamente será el uniforme, el clásico mandil blanco, el símbolo de esta jornada que, aseguran los organizadores, será pacífica. Los residentes, por su parte, han señalado su respeto por la marcha, aunque no compartan sus motivaciones.

"Es un psicosocial para hacer noticia. Estos grupos de derechos humanos, que hacen una labor encomiable, a veces exageran. Y con esta noticia quieren recaudar fondos. Así se justifican ante sus donantes, y se basan en cosas que no son ciertas. ¿Por qué ahora y no hace cinco años? Porque Asia está de moda y es noticia", señala Peña.

"No estamos a la caza de ningún financiamiento. Buscamos sensibilizar a la población sobre estas prácticas, y mostrar que desde las playas hasta las ciudades tiene que haber respeto por las personas", responde Ardito.

En medio, algunas opiniones para tener en cuenta. Como la de Eduardo Adrianzén, guionista de una de las mejores telenovelas peruanas de los últimos tiempos, "Los de arriba y los de abajo". "Sea mandil o short o polo, el uniforme es discriminatorio, huachafo, porque trata de dar una imagen de elegancia".

Wicho García, vocalista del grupo Mar de Copas, defiende el disfrute libre de la playa, sin ningún tipo de ropa que marque diferencias. "Finalmente, todos somos iguales. Excluir a una persona por su trabajo, son excusas".

La cantante Ruth Karina piensa que un trato diferenciado es injusto, por más sutil que parezca: "Hay que darles el valor como lo que son, parte de la familia, de la casa, se encargan de nuestros hijos. Son personas libres, y la playa también es libre".

En la jornada de hoy --que contará con la presencia de representantes de la Defensoría del Pueblo, del Ministerio de Trabajo y del Ministerio Público-- también se unirán los residentes del club de playa Cocoa, ubicado en Asia, quienes además de haberse declarado como playa libre de racismo, anunciaron que le darán la bienvenida a la manifestación. Un pequeño, pero significativo paso hacia la inclusión.

EN PUNTOS
La ley y el orden

Constitución Política del Perú
Artículo 2, inciso 2. Toda persona tiene derecho a la igualdad ante la ley. Nadie debe ser discriminado por motivo de origen, raza, sexo, idioma, religión, opinión, condición económica o de cualquiera otra índole.

Ley N° 26772
Artículo 2. Se entiende por discriminación, la anulación o alteración de la igualdad de oportunidades o de trato, en los requerimientos de personal, a los requisitos para acceder a centros de educación, formación técnica y profesional, que impliquen un trato diferenciado basado en motivos de raza, sexo, religión, opinión, origen social, condición económica, estado civil, edad o de cualquier índole.

Código Penal
Artículo 323. El que discrimina a otra persona o grupo de personas, o incita o promueve en forma pública actos discriminatorios, por motivo racial, religioso, sexual, de factor genético, filiación, edad, discapacidad, idioma, identidad étnica y cultural, indumentaria, opinión política o de cualquier índole, o condición económica, con el objeto de menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos de la persona, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de dos años, ni mayor de tres, o con prestación de servicios a la comunidad de sesenta a ciento veinte jornadas.

Ley N° 26856
Artículo 1. Las playas del litoral de la República son bienes de uso público, inalienables e imprescriptibles. Se entiende como playa el área donde la costa se presenta como plana descubierta con declive suave hacia el mar y formada de arena o piedra, canto rodado o arena entremezclada con fango más una franja no menor de 50 metros de ancho paralela a la línea de alta marea. El ingreso y uso de las playas es libre, salvo en los casos señalados expresamente en la presente Ley.

Artículo 4. Sin perjuicio de lo establecido en los artículos anteriores, en todos los balnearios y urbanizaciones colindantes a la playa, terrenos ribereños y similares bajo propiedad pública o privada debe existir por lo menos cada mil metros, una vía de acceso que permita el libre ingreso a las playas. En tal sentido el acceso deberá permitir la entrada de vehículos motorizados hasta por lo menos 250 metros de la línea de alta marea. A partir de dicho punto deberá existir al menos un acceso peatonal hasta la playa.

Más información
4  "Que esta marcha nos ayude a tender puentes"
4 Mejorando la casa y la comunidad





Opine sobre la decisión del concejo distrital de Barranco de que las discotecas y bares cierren a las 3 a.m.
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa