Viernes, 12 de mayo de 2006
Almuerzo campestre en Pachacámac
Ver más fotos

Don Cucho La Rosa se ha mudado con ollas y sartenes, batanes y morteros, ajíes y cebollas, a un lugar no muy distante de Lima. Se ha instalado en una espléndida hacienda colonial, la otrora Casa Blanca, que se extiende sobre cinco mil metros cuadrados al fondo del distrito de Pachacámac, a media hora de Lima.



Y allí, Cucho cocina. Nos regala el clásico sabor de la comida peruana, criolla, de casa, esa que la gente demanda y que nos remite inmediatamente a la causa limeña, el escabeche de pollo, el cebiche, el lomo saltado, la carapulca, el ají de gallina, el seco de ternera con frejoles colorados, la pachamanca personal con ossobuco y pierna de gallina, el chicharrón de cuy en su picante y el chupe de camarones, entre muchas otras delicias que pueden ir precedidas por un refrescante pisco sour.

Cucho confiesa que este sitio ha sido concebido para que la familia llegue, disfrute nuestra buena comida y se apoltrone para pasar un día distinto, con sol y en medio de la naturaleza.

Un verdadero restaurante campestre, muy cómodo, con varios salones interiores y en terrazas (capacidad para 150 personas, aproximadamente), rodeado por hermosos jardines, y donde la calidad, la cantidad y el precio de cada plato son los justos, como debe ser para el exigente paladar peruano.

Lugar: Antigua hacienda Casa Blanca: Calle 8 Lote 14-A, Pachacámac (siga los carteles, estos le indicarán el camino preciso)
Atención De martes a domingo, almuerzo y cena (lunes no atiende).
Reservas: 231-1415 / 9920-6219
Precio promedio: 25 soles






¿Qué opina sobre la posibilidad de que los buses-camión vuelvan a circular?
4

Envíe su opinión



Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa