28 de enero del 2015 °C

No, el cáncer no ocurre por mala suerte

Para muchas personas, no es fácil incorporar hábitos saludables para prevenir enfermedades como el cáncer. La noticia sobre un estudio que afirma que dos de cada tres casos de cáncer son causados por la mala suerte puede crear grandes confusiones. Revisemos qué dice esta investigación. (Foto: AP) Seguir leyendo...

Los programas médicos en la televisión

Nada reemplaza a la consulta médica para determinar el estado de salud de una persona. Los programas médicos en la televisión deben contribuir con una cultura de prevención de enfermedades, pero un estudio sobre estos programas emitidos en EE.UU. encontró decepcionantes datos. (Foto: AP) Seguir leyendo...

Los bebes nacen ya colonizados con bacterias

La palabra ‘bacteria’ suele tener una connotación negativa, pero estos microorganismos son, en su gran mayoría, beneficiosos y no causan enfermedad. Los bebes no nacen libres de ellos. De hecho, reciben numerosas bacterias en el parto, así como a través de la placenta y la leche materna. (Foto: AP) Seguir leyendo...

Escogemos lo que comemos con el intestino grueso

Estoy a pocas horas de asistir a la Feria Mistura y tengo en mi mente comer tres platillos por los cuales tengo un especial antojo: patasca, anticuchos y una causa de cangrejos. Hasta que leí el artículo que vamos a comentar hoy día, pensé que esos “antojos” estaban determinados por mi mente, por el recuerdo del sabor de esos deliciosos platillos, pero ahora no estoy seguro. Por lo que vamos a ver ahora, es posible que la elección de esos platos ha sido hecha, sin que yo me dé cuenta, por mi intestino grueso, más específicamente por los miles y millones de bacterias de mi intestino grueso. (Foto: Leslie Searles) Seguir leyendo...

Cigarrillos electrónicos versus cigarrillos de tabaco

El tabaco es una planta originaria de América y fue llevada por Cristóbal Colon a Europa en su primer viaje. Los cronistas escribieron asombrados como los indígenas de las islas del Caribe enrollaban las hojas secas del tabaco, les prendían fuego y aspiraban el humo, expulsándolo luego por la boca, la nariz y (en un alarde de extrema imaginación) por los oídos. El uso del tabaco en las Américas era de tipo ceremonial, religioso y medicinal. (Foto: Reuters) Seguir leyendo...