25 de febrero del 2017 °C
Doctor mascotas

Llegaron los días fríos

Foto: Shaun and Jacki Es común que en esta época del año la mayoría de personas se vean afectadas por el cambio de clima. Por ello, no es raro padecer de resfrío, gripe, tos y demás malestares. Así como el frío nos hace daño a nosotros, también afectará a nuestras mascotas. Los problemas en el animalito van desde un simple resfrío hasta una neumonía si es que el cuadro se complica. Como siempre decimos, la mejor forma de prevenir las enfermedades respiratorias es la misma que en el caso de los humanos, no descuidarnos en el abrigo del cuerpo. En el caso de los perros, evita dejarlo a la intemperie. Seguir leyendo...

¡Duermo contigo!

Foto: Paul-W Cuando tienes un cachorrito en casa es muy común que la ternura que te inspira te lleve a meterlo a tu cuarto y dejar que duerma a los pies de tu cama o, yendo más lejos, en un extremo de tu mismo lecho. Si de pequeñito lo acostumbraste a dormir contigo, será difícil que de adulto aprenda a hacerlo en su propio espacio. Es mucho mejor si no dejas que tu mascota duerma en tu habitación y menos aún que suba a tu cama, pues si te pones a pensar, los perros, al no usar zapatos, cargan en sus patas los rezagos de todo lo que han pisado en el día, y éstos podrían terminar en tus sábanas. Seguir leyendo...

Peces en casa

Foto: Moorthy Gounder Si quieres tener peces de colores en tu casa pero te detiene la idea de que estos traen mala suerte al hogar, tenemos que decirte que eres 100% supersticioso. Nada atrae la mala suerte, eso solo está en el pensamiento de las personas y en su pesimismo. Si te has animado a criar peces, te sugerimos que hables con el vendedor del acuario para que te recomiende aquellos que son afines y del mismo tamaño, pues es una ley animal que el más grande se come al más chico. No coloques una tortuga en el mismo sitio pues también se los puede tragar. Seguir leyendo...

Besos prohibidos

Foto: Norma Desmond Como manifestación de cariño, los seres humanos se besan entre sí sin ser este un acto natural, sino más bien aprendido y establecido en la sociedad como una demostración de afecto. Esta misma expresión la tiene la mascota, sea perro o gato, para con su dueño. ¿Cuántas veces se te ha acercado tu animalito para besarte o lamerte? Seguro que miles. ¿Cuántas veces has dejado que lo haga? Esperamos que ninguna. Sucede que en esa demostración de afecto podría transmitirte una serie de parásitos. Seguir leyendo...