Hace muchos años se realizaron estudios científicos en zorros silvestres para tratar de amansarlos. Al cabo de varios años, se empezaron a notar cambios en las nuevas generaciones. Lo curioso es que estas variaciones no solo eran de comportamiento, sino también físicas. ¿Se logró modificar su agresividad? Aquí la nota… Seguir leyendo...