El gato es una de las especies animales cuya sexualidad es más palpable y demandante. El macho –sin importarle la distancia- busca una hembra para cruzarse, y la gata espera a que la pisen. Ambos no se quedan tranquilos hasta que se dé el apareamiento. Seguir leyendo...