Quiero compartir con ustedes el caso de mi amiga Elvira, una señora mayor cuyos hijos viven en el extranjero, pero todos los años vienen a pasar fiestas con ella. Elvira hacía una vida social activa y normal hasta que ellos le regalaron un perrito para que la acompañe en la casa. Seguir leyendo...