23 de octubre del 2014 18 °C

¿Qué dice el Facebook de ti?

Mucha gente cree que usa su Facebook como una herramienta de comunicación cerrada, íntima, privada con sus amigos, y se explaya y hace toda clase de comentarios buenos y otros no tan buenos, algunos disparatados y otros groseros o agresivos. En fin, cada uno es libre de expresar lo que quiere. Sin embargo, si uno está en el mundo del negocio de vender sus servicios profesionales, contratarse con otras personas, o en el mundo de ser independiente o en el mundo de ser empleado dependiente. O en general si uno depende de la venta de sus servicios para manejar su carrera, es importante tomar conciencia que nuestro Facebook lo puede mirar cualquiera en cualquier momento. Dirán que es súper seguro, que el Facebook no lo mira nadie, que el Messenger es cerrado, pero claro hay muchos expertos que conocen distintas maneras de entrar a los Facebooks ajenos o a mirarlos a través de terceros o de fotografiar pantallas ajenas. Al final, nosotros sabemos de muchísima gente que ha perdido buenas posiciones, oportunidades de ser contratado, porque la gente miró su Facebook y se encontró con personas distintas a la imagen o impresión que dan conversando en una entrevista de trabajo. Seguir leyendo...

Actitudes que logran resultados

El presidente de Daewoo, Kim Woo-Choong, en su libro "El mundo es tuyo" habla de actitudes que tenían sus empleados que para él eran determinantes para que estas personas fueran reconocidas como empleados valiosos de la organización y para que pudieran hacer carrera. Poniendo un ejemplo, parece que en una época había mucha escasez de espacio en los barcos, ellos tenían que realmente poder ocupar ese espacio que les asignaban para exportar sus productos, pero que en los puertos a veces te comprometían el espacio pero te bajaban la carga. Entonces habían tres tipos de empleados: un empleado que acompañaba la carga hasta el puerto, y se retiraba tranquilo de que ya había cumplido su trabajo que era llevar la carga al puerto. Había otro, que no se iba del puerto hasta asegurarse que su carga la hubieran embarcado y estuviera instalada en las bodegas de los barcos. Pero había una tercera clase de empleado, que era aquel que no se iba del puerto hasta que el barco zarpara, así tenía la seguridad que la carga no la habían bajado de las bodegas. Y como decía él, era obvio que lo que él quería hacer era ayudar a hacer carrera y desarrollar a aquellos que eran los del tercer grupo, los que se quedaban porque lo que importaba no era cumplir el encargo según como estaba señalado, sino cumplir con la misión del encargo, la razón de ser del encargo. En este caso es que la carga efectivamente saliera del puerto y llegara a su destino. Seguir leyendo...

¿Tú lo contratarías?

Cada día preparamos a decenas de ejecutivos y profesionales para que pasen por exigentes procesos de entrevistas de selección. Algunos de esos procesos son extenuantes: pueden constar de una serie de entrevistas a profundidad, entrevistas una tras otra durante varios días seguidos y con varias personas a la vez o con el uso de pruebas psicológicas, simuladores o exámenes complejos. Los entrevistadores usan técnicas distintas para tratar de conocer a fondo a los candidatos. Unos son muy amables y rápidamente se ganan la confianza del... Seguir leyendo...