08 de febrero del 2016
Administra tu carrera y tu marca personal

Cómo evitar la arrogancia en una entrevista

Algún día me preguntaban ¿qué era una de las cosas que más desanima a un entrevistador para contratar a una persona? La verdad es que pensé en varias cosas, pero al final, creo que me quedo con la arrogancia. Creo que nada desanima más a un entrevistador que encontrarse con una persona arrogante. Alguien que, probablemente de manera equivocada, en un afán de hablar bien de sí mismo, presentar bien sus fortalezas, sus logros, resultados y el valor que ha agregado, termina adoptando una pose de autosuficiencia o una pose de sobrado que hace que se cause una muy mala impresión. Acuérdense que las personas quieren contratar gente con la que puede trabajar de una manera agradable, ser buenos miembros de equipo, que se ajuste bien al equipo que existe. Alguien que comprenda que los logros van a venir del equipo completo y no de cada uno como jugador individual. Seguir leyendo...

Once maneras más de inspirar

Once maneras más de inspirar

1. Me inspiran quienes lideran proyectos audaces que no se rinden frente a la burocracia y que los empujan con pasión y paciencia pese a la tramitología. Me inspira que no los melle la incredulidad de a quienes les falta visión para entenderlos cuando sus proyectos aún no son sino sueños que pueden parecer muy osados. 2. Me inspiran mucho las ideas positivas que cambian el rumbo de una reunión, de un equipo e incluso de una vida. Cuando esas ideas positivas logran romper la inercia de lo negativo -tan común en todos lados- alcanzan un... Seguir leyendo...

¡Esta es mi misión!

¡Esta es mi misión!

Llevo años haciendo una presentación ¡que me encanta repetir! Hace poco, sin embargo, una amiga me preguntó si no me aburría de seguir dándole al mismo tema. Lo dijo con buena intención, pero -la verdad- sentí que no entendía todo lo que mi trabajo significa para mí. Y claro, un poco a la defensiva le expliqué lo que se siente al ver las caras de la audiencia conforme la voy llevando por las láminas, por las historias, los ejemplos y, sobre todo, por las ideas centrales de mi presentación. Ser testigo que cómo estas van... Seguir leyendo...