Cien millones. Este es el número estimado de personas —en su mayoría, niños— que se infectan con el virus del dengue (DEN) cada año. Aunque podría haber varias decenas de millones más que no muestra síntomas. El 70% de los infectados están en Asia, principalmente, en la India (34%). Seguido por América Latina con el 14%, de los cuales la mitad viven en Brasil y México. Este mapa global te mostrará claramente las zonas con mayor probabilidad de ocurrencia de esta enfermedad:

Probabilidad de ocurrencia del dengue en el mundo. Fuente: Bhatt et al. Nature (2013).

Probabilidad de ocurrencia del dengue en el mundo. Fuente: Bhatt et al. Nature (2013).

A la fecha no hay cura o vacuna para esta enfermedad. El tratamiento se basa en aliviar los síntomas (fiebres, dolores de cabeza, diarreas, entre otros) y esperar que nuestro cuerpo logre controlar la infección. En la mayoría de los casos el paciente se recupera. Pero si te infectas por segunda vez, la enfermedad es más agresiva (dengue hemorrágico) y la muerte es mucho más probable.

Debido al gran número de infectados, el dengue constituye un enorme gasto en servicios de salud para los países afectados, en su mayoría, pobres o en vías de desarrollo. Por esta razón, es necesario desarrollar estrategias para reducir la incidencia de la enfermedad. Se aplican insecticidas para matar al vector (un zancudo llamado Aedes aegypti) y se realizan campañas informativas para que las personas eviten tener “criaderos” en sus hogares. Pero lo más importante es tener un mecanismo que les confiera inmunidad a los niños. Una vacuna.

Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue. Fuente: Jon Hayes.

Aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue. Fuente: Jon Hayes.

Actualmente tenemos varios candidatos de vacunas contra el dengue. Una de ellas llamada CYD-TDV diseñada para proteger a los niños de las cuatro formas del virus: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Esta vacuna concluyó con éxito la tercera fase de los ensayos clínicos. Los resultados fueron publicados en The New England Journal of Medicine.

Cerca de 21.000 niños entre 9 y 16 años participaron del estudio que duró 25 meses. Una tercera parte de ellos recibieron el placebo: suero fisiológico (0,9% NaCl). Los niños eran de Colombia (47%), Brasil (17%), México (17%), Honduras (13%) y Puerto Rico (6%). La mayoría de ellos ya habían sufrido algún tipo de dengue anteriormente (seropositivos). Por lo que una segunda infección podría ser fatal para ellos. Cada niño recibió tres dosis —una dosis cada 6 meses.

La eficacia de la vacuna fue del 60.8%. Es decir, las dos terceras partes de los niños estuvieron protegidos contra el dengue. Pero lo más interesante es que casi el 100% de ellos no sufrieron del dengue severo. Adicionalmente, ningún niño murió durante el estudio y no hubo efectos secundarios asociados a la vacuna.

La efectividad de la vacuna fue mayor para los serotipos DEN-3 (74%) y DEN-4 (77.7%) que para los serotipos DEN-1 (50.3%) y DEN-2 (42.3%). Aun así, el número de hospitalizaciones se redujo en un 80%. Esto se convierte directamente en un ahorro para el Estado, sobre todo para países pobres o con sistemas de salud deficientes.

Ahora la pregunta del millón: ¿servirá para Perú?

No soy médico ni mucho menos epidemiólogo, pero vamos a razonar juntos en función a los datos disponibles sobre el dengue para nuestro país, la cual es bastante completa. Buen trabajo de la Dirección General de Epidemiología.

Según la información obtenida del Instituto Nacional de Salud (datos al 2012), el mayor número de casos de dengue son del serotipo DEN-1, seguido por DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Esto es común en todos los países donde el dengue es endémico.

Fuente: INS.

Fuente: INS.

Vamos a tomar los datos del 2011 que están completos. En ese caso tendríamos que el 58.4% de los casos serían del tipo DEN-1; 27,9% del DEN-2; 9,6% del DEN-3 y 4,1% del DEN-4. En el 2014, el número de casos fue 11.354 confirmados y 6.916 probables. Esto da un total de 18.270 casos.

Asumiendo que la proporción de tipos de dengue es similar a la del 2011, tendríamos 10.670 infectados por DEN-1, 5.097 por DEN-2, 1.754 por DEN-3 y 749 por DEN-4. ¿Me siguen hasta aquí? Le sacamos el porcentaje correspondiente de cada serotipo al número total de casos. Continuemos…

Como sabemos cuál es la eficacia de la nueva vacuna contra cada tipo de dengue, podemos calcular a muy grosso modo el número total de infecciones que podrían prevenirse.

Es así que podemos prevenir 5.367 infecciones por el DEN-1, 2.156 por el DEN-2, 1.298 por DEN-3 y 582 por DEN-4. Los sumamos y esto nos da un total de 9.403 casos de dengue prevenidos. ¡Esto es casi la mitad! La vacuna en el Perú tendría una efectividad del 51,5%.

Claro, no olvidemos que esto es en teoría. Pero como aproximación nos sirve de mucho. Falta determinar cuánto se debería invertir en campañas de vacunación, cuánto ahorraríamos en hospitalizaciones, entre otras cosas, para tomar una decisión tal como lo vimos en un post anterior.

Lo interesante es que usando la aritmética “demostramos” que podríamos reducir a la mitad los casos de dengue en nuestro país con esta vacuna. Por ahora, México será el primer país en aprobarlo.