Cabecear una pelota afectaría el cerebro

Expertos detectaron pequeños pero significativos cambios en el cerebro luego de que jugadores cabecearan una pelota 20 veces

Cabecear una pelota afectaría el cerebro

Según los expertos, cabecear repetidamente el balón puede reducir temporalmente la capacidad de memoria. (Foto: AFP)

LONDRES. Cabecear la pelota durante un partido de fútbol o un entrenamiento tiene un impacto significativo en las funciones del cerebro, según concluye un estudio científico dirigido por la universidad escocesa de Stirling y publicado por la revista "EBioMedicine".

De acuerdo al estudio, las capacidades de la memoria pueden verse reducidas entre un 41% y un 67% tras una rutina de práctica de cabecear la pelota, y los efectos permanecerían por 24 horas. 

La investigación se basó en una serie de 24 remates de cabeza efectuados por 24 futbolistas, sobre un balón propulsado por una máquina a la velocidad de un saque de esquina en un partido de fútbol.

"Constatamos después de esta sesión de remates una disminución de las funciones cerebrales y de la capacidad de memoria de los sujetos", comentó el doctor Magdalena Ietswaart, especialista de neurociencia en la Universidad de Stirling, a la BBC.

"Aunque dichas afecciones son temporales, creemos que pueden afectar al cerebro a largo plazo", añadió.

De acuerdo a los autores del estudio, se identificaron pequeños pero significativos cambios en el cerebro después de que los jugadores cabecearan el balón unas 20 veces.

El pasado mes de mayo, la federación inglesa de fútbol anunció que había autorizado un estudio sobre los posibles vínculos entre el juego de cabeza y las lesiones cerebrales.

La familia de Jeff Astle, exdelantero del West Bromwich Albion, fallecido en el 2002 a los 59 años, había pedido una investigación que concluyó que su muerte se debió a "un accidente de trabajo".

Los balones utilizados en la época en que Astle era profesional eran, no obstante, mucho más pesados que los de hoy en día, especialmente porque acumulaban más agua.

Fuente: AFP