La ciencia detrás de los pasadores que se desatan al caminar

Si bien ocurre al azar, involucra la acción de fuerzas físicas que se aplican cuando una persona corre o camina rápido

La ciencia detrás de los pasadores que se desatan al caminar

Un pequeño impulso de movimiento desencadena que los pasadores se desaten. (Foto: Michael / Flickr bajo licencia Creative Commons)

CALIFORNIA. Un equipo de científicos de la Universidad de California en Berkeley se propuso resolver un curioso misterio: la causa detrás de los pasadores que se desatan solos al caminar. Más allá de las creencias de mala fortuna, los investigadores se enfocaron en el motivo físico que produce este evento.

Si bien los pasadores atados pueden permanecer durante mucho tiempo firmemente atados, cuando comienza el proceso por el cual el nudo se suelta, no hay vuelta atrás, descubrieron los científicos. Así lo detalla el profesor de ingeniería mecánica de la Universidad de California, Oliver O'Reilly.

"Es realmente impredecible, pero cuando sucede, es en dos o tres zancadas y es catastrófico. No hay forma de volver atrás una vez que comenzó", comenta el científico.

Luego de una serie de experimentos que involucró filmar a personas corriendo sobre una pista con tecnología de cámara lenta y la fabricación de una pierna robótica que se movía constantemente hasta lograr que los pasadores se desataran, los expertos lograron descifrar el misterio.

Ocurre que cuando una persona corre o camina rápido, aplica en el pie que toca el suelo una fuerza que corresponde a siete veces la fuerza de gravedad que normalmente opera en los objetos en la Tierra. Con esto, se produce un efecto en los pasadores que hace que se tensen, para luego relajarse.

(Foto: Emol)

Al realizar el movimiento para la siguiente zancada, la persona aplica un esfuerzo en las puntas de los pasadores que involucra la fuerza de inercia de estos mismos, lo que combinado con el relajo anterior en el nudo, logra que se desaten.

Así, el constante golpe de los pies en el suelo, genera que el nudo se libere un poco y el movimiento de las puntas sueltas, finalmente, logra que se desate completamente el nudo, liberando el caos.

"Lo interesante sobre este mecanismo, es que los pasadores pueden estar bien por bastante tiempo, y no es hasta que un pequeño impulso de movimiento causa que se suelten ligeramente. Eso desencadena una avalancha de efectos que conlleva finalmente a el error en el nudo", añade Christine Gregg, una estudiante de la casa de estudios y coautora del documento.

Fuente: Chile, El Mercurio/GDA


Tags relacionados

pasadores

ciencia