Descartan vínculo entre los antidepresivos y el autismo

Consumir estos fármacos al inicio del embarazo no aumenta el riesgo de tener un hijo autista, concluye un reciente estudio

Descartan vínculo entre los antidepresivos y el autismo

Un estudio publicado en el 2015 afirmaba que el consumo de antidepresivos durante el embarazo podía aumentar en un 87% el riesgo de que el niño padezca autismo. (Foto: El Comercio)

WASHINGTON. El consumo de antidepresivos durante el primer trimestre del embarazo no aumenta el riesgo de tener un hijo con autismo, hiperactividad o trastornos de déficit de atención (TDA), contrariamente a lo que sugerían estudios anteriores. Así lo indica una amplia investigación publicada esta semana.

Este trabajo, publicado en la revista "Journal of the American Medical Association", mostró apenas un pequeño aumento del riesgo de parto prematuro en mujeres que tomaban medicamentos como el Prozac (fluoxetina), el Zoloft (sertralina) o el Celexa (citalopram) durante los tres primeros meses de gestación. 

"Hasta donde sabemos, este estudio es uno de los más sólidos que muestra que el hecho de ser tratada con antidepresivos al principio del embarazo no está relacionado con el autismo, el TDA o con un crecimiento fetal insuficiente", explica el doctor Brian D'Onofrio, profesor de Psicopatología de la Universidad de Indiana y el autor principal del trabajo. 

"La evaluación de los riesgos y beneficios del uso de un antidepresivo durante el embarazo es una decisión extremadamente difícil para las mujeres, que deben tomar consultando a su médico", señala. "Pero este estudio hace pensar que el uso de estos medicamentos cuando una mujer está embarazada podría ser más seguro de lo que se creía", agrega.

El estudio se llevó a cabo en colaboración con investigadores del Instituto Karolinska de Suecia y la Facultad de Salud Pública de Harvard, en Estados Unidos, a partir de estadísticas de 1,5 millones de nacimientos en Suecia entre 1996 y el 2012. 

También incorpora los datos sobre las recetas de antidepresivos prescritos a los adultos, los diagnósticos de autismo y de TDA en niños, la edad de los padres y su nivel de educación, así como otros factores. 

"El haber podido comparar hermanos y hermanas con quienes no estuvieron expuestos a los antidepresivos en el útero es un punto particularmente fuerte de este estudio", añadió el investigador. 

Un estudio canadiense, publicado también esta semana en la revista "Journal of the American Medical Association", llega a la misma conclusión. Este fue dirigido por la doctora Simone Vigod, del Women's College Hospital de Toronto, con datos de cerca de 36.000 nacimientos, con un seguimiento de cinco años.

En el 2015, la revista "Journal of the American Medical Association Pediatrics" publicó un estudio que concluía que el consumo de antidepresivos durante el embarazo podía aumentar en un 87% el riesgo de que el niño padezca autismo.

Fuente: AFP