Jugar Tetris podría ayudar a superar eventos traumáticos

Personas que jugaron por 20 minutos luego de haber sufrido un accidente de auto tuvieron un 62% menos de recuerdos intrusivos

Jugar Tetris podría ayudar a superar eventos traumáticos

Una persona no puede retener las imágenes de un reciente trauma y las de Tetris al mismo tiempo, según expertos. (Foto: AFP)

OXFORD. Un estudio reveló que jugar Tetris, el clásico juego de bloques, desempeñaría un papel importante en el área de la medicina psicológica, ayudando a bloquear eventos traumáticos que algunas personas reviven constantemente.

La investigación, realizada por la Universidad de Oxford (Reino Unido) y por el Instituto Karolinska de Suecia, analizó a un total de 71 pacientes que estaban en una sala de urgencias por sufrir algún tipo de accidente de auto.

El experimento consistió básicamente en seleccionar a una parte del grupo y hacerles recordar el suceso traumático. Luego de esto, se les invitó a jugar Tetris por 20 minutos para comprobar cuál era el efecto sobre ellos.

Los resultados arrojaron que las personas que jugaron dentro de las seis primeras horas de ocurrido el accidente tuvieron 62% menos de recuerdos intrusivos.

Según una de las líderes del proyecto, Emily Holmes del Instituto Karolinska, esto se explica en que se debe coordinar muy bien la mente y vista para poner atención al juego y obtener un buen puntaje. "Esto provoca que no puedas retener las imágenes del trauma y de Tetris en tu mente a la vez, por lo que el juego pasa a ocupar el espacio que de otra forma tendría el trauma en tu cerebro".

Los resultados fueron tan positivos que los científicos indicaron que Tetris podría ser considerado como una nueva "vacuna terapéutica".

Ahora, señalan que el siguiente paso es evaluar un número más grande de personas, con el objetivo de determinar si este tipo de "tratamiento" tiene efectos a largo plazo. De ser así, podría ser una solución a otros trastornos psicológicos como estrés agudo, estrés postraumático y depresión.

Fuente: Chile, El Mercurio/GDA