Ngogo, el reino oculto de los chimpancés

El Comercio conversó con John Mitani y David Watts, quienes se adentraron a una comunidad formada por 150 chimpancés

Ngogo, el reino oculto de los chimpancés

Los chimpancés de la comunidad de Ngogo empezaron a ser estudiados y grabados en 1993. Habitan en el Parque Nacional de Kibale, en el sur de Uganda. (Foto: Discovery Channel)

En lo profundo de la selva de Uganda, una inusual comunidad fue descubierta hace más de 20 años. Intrigas, hambre de poder, guerras y violencia la caracterizan. Formada por 150 chimpancés, representa el mayor grupo de estos primates jamás descubierto. El primatólogo John Mitani y el antropólogo David Watts se adentraron en esta comunidad, a la que llamaron Ngogo. Ahora, sus hallazgos serán presentados en “Rise of the warriors apes”, un programa que estrenará Discovery Channel este 5 de marzo.

 — ¿Es la comunidad de Ngogo muy distinta a una de humanos?

John: Somos similares a ellos en anatomía y genética. Esa similitud se extiende también en términos de conducta violenta, como en la agresión masculina hacia las mujeres, la agresión intergrupal y la agresión letal.

David: Hay enormes diferencias en nuestras habilidades cognitivas. No tienen mentes que les permitan tener un lenguaje y compartir información entre sí. Por ejemplo, los chimpancés tienen lo que llamamos sistema social fisión-fusión, en el que los miembros de la comunidad se conocen entre sí, pero no permanecen juntos. Estos animales vienen y van. De hecho, en eso se parecen a nosotros, que hacemos nuestra vida cotidiana por separados, pero yo puedo decirle a John lo que hice ayer. Un chimpancé no puede hacer eso. No tienen forma de saber lo que ha estado haciendo otro simio, o de decirle a ese otro lo que hizo durante todo el tiempo que estuvo fuera del grupo.

— ¿Hay similitudes en términos de alianzas políticas?

D: Los chimpancés machos son rivales en sus comunidades, pero también tienen relaciones amistosas entre sí. Ellos hacen alianzas, donde dos regularmente cooperan si hay alguna pelea menor con un tercer simio. Entonces, se ayudan mutuamente o amenazan a otros juntos. Eso los ayuda a lograr un alto estatus en su comunidad. Y cuando los observamos durante largos períodos de tiempo, vemos que ciertos machos, a medida que maduran, comienzan a buscar a potenciales aliados.

— ¿Observaron signos de moralidad?

J: No creo haberlo hecho. Una de las cosas que se mostrarán en el programa es la agresión letal. Estos animales matan a sus vecinos. Y, para ser perfectamente honesto, no hay nada en su comportamiento que indique que se trata de una conducta fuera de lo común.

D: Podemos describir aspectos de su conducta y decir que tienen una especie de protomoralidad. Durante la evolución del hombre, nuestras mentes han cambiado de manera que nos permiten tener sistemas morales. Pero los chimpancés, hasta donde sabemos, no tienen mentes que les den la capacidad de pensar en las consecuencias de su comportamiento. No creo que tengan algo como la moralidad humana.

John Mitani enseña en la Universidad de Michigan. (Foto: Discovery Channel)

— ¿Cómo logra una comunidad tan grande mantener la paz?

D: Los chimpancés no siempre se llevan bien el uno con el otro. A veces tienen peleas o tienen conflictos. Pero también tienen maneras de acabar con estas disputas y restaurar su capacidad para llevarse bien. Lo hacen a través de la comunicación. Uno podría decirle a otro: “Bueno, tú ganas, yo pierdo, pero ahora hemos terminado”. O hacen contacto físico amistoso entre sí. Se tranquilizan. Reafirman que pueden estar juntos. A veces, algunos individuos no se ven por días o incluso meses. Y cuando se vuelven a reunir se emocionan, y tal vez haya algo de intimidación. Esto reafirma que son amigos y que se pueden llevar bien. 

— ¿Hubo alguna conducta fuera de lo común?

D: Una vez vi a un chimpancé macho de Ngogo atacar a Grapelli, otro macho de la comunidad. Se conocían. Grapelli fue herido tan mal que perdió la vida. Pero no murió inmediatamente. Durante ese período de tiempo, Hare, otro de los machos de Ngogo, se acercó a Grapelli y lo defendió. Mantenía alejados a otros simios. Hare no había estado involucrado en el ataque. Es difícil no creer que este pensaba que algo andaba mal, que esto no era algo bueno, que no era una buena situación y que iba a proteger a Grapelli de todos los demás.

David Watts es profesor en la Universidad de Yale. (Foto: Discovery Channel)

— ¿El ser humano debería aprender algo de los chimpancés?

J: Hemos descubierto lo increíblemente cooperativos que son los chimpancés. Sin embargo, no se comparan a los humanos. Somos una especie inusualmente prosocial y cooperativa. Salimos de nuestros caminos para ayudar a otros. Nunca verás algo así, no solo en los chimpancés, sino en cualquier otro animal. Y creo que es una lección importante que aprender.

D: Si nos fijamos más en las diferencias, vemos la increíble medida en que los seres humanos cooperan entre sí y se ayudan mutuamente. Los chimpancés no hacen eso. 


Tags relacionados

animales

Chimpancés