Un virus estomacal podría desencadenar la enfermedad celíaca

Las personas que padecen este mal no pueden consumir gluten, proteína presente en el trigo, la cebada y otros cereales

Un virus estomacal podría desencadenar la enfermedad celíaca

Los celíacos evitan consumir todo tipo de alimento a base de trigo. (Foto: Bloomberg)

WASHINGTON. Investigadores de la Universidad de Chicago (EE.UU.) determinaron que un virus estomacal normalmente inofensivo y habitual en la infancia puede ser el desencadenante de la enfermedad celíaca o celiaquía, un trastorno autoinmune que genera en la persona una intolerancia permanente al gluten. 

Administrado a ratones, este virus tipo 'reoviridae' desencadenó una respuesta inmune inflamatoria y la pérdida de tolerancia oral al gluten -proteína presente en los cereales, como el trigo, la cebada y el centeno, que confiere elasticidad a la masa de la harina-. Si una persona con enfermedad celíaca consume esta clase de productos sufrirá daños en el revestimiento del intestino delgado.

El estudio indica que el nivel de anticuerpos contra este virus en los celíacos -como se les conoce a quienes sufren de esta enfermedad sin cura- es superior al de las personas que no padecen este tipo de mal.

"Este estudio demuestra que un virus que clínicamente no es sintomático todavía puede hacerle cosas malas al sistema inmunológico y dejar paso a un trastorno autoinmune", explicó el investigador jefe del estudio, Bana Jabri, profesor del Departamento de Medicina y Pediatría de la Universidad de Chicago.

El estudio pone un foco especial en la infancia al sugerir que la combinación del primer contacto con un alimento con gluten con una mayor susceptibilidad a infecciones víricas "puede crear las condiciones adecuadas para desarrollar la celiaquía".

"Durante el primer año de vida, el sistema inmunológico todavía está madurando, por lo que para un niño con antecedentes genéticos particulares, infectarse de un virus en ese momento puede dejar una especie de cicatriz que tiene consecuencias a largo plazo", explicó Jabri.

De acuerdo con los investigadores, este hallazgo puede abrir la puerta al desarrollo de vacunas contra estos virus intestinales y prevenir la celiaquía en niños con riesgo de desarrollarla.

Fuente: EFE