Un "traductor" para los mensajes escondidos del cuerpo humano

Un grupo de investigadores del MIT busca desarrollar sistemas que recojan la información del cuerpo que pasa desapercibida

Un "traductor" para los mensajes escondidos del cuerpo humano

Los dispositivos son vistos como "botones de Google Traductor" por su creadora. (Foto: Canan Dagdeviren)

La investigadora turca Canan Dagdeviren está convencida de que, a pesar de los avances en el monitoreo de la salud humana, existen detalles e información que el cuerpo brinda pero no son recogidos o interpretados adecuadamente.

 

Es así que junto a un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Michigan (MIT), esta doctora en ciencia de materiales e ingeniería se ha propuesto crear un sistema traductor, capaz de interpretar estos pequeños signos. En total hay cerca de media docena de estudiantes e investigadores del MIT involucrados en el proyecto.

Los medios por los que se obtendrá la información serán pequeños objetos no invasivos en la mayoría de los casos que no necesitarán baterías, pues obtendrán la energía necesaria para funcionar del movimiento del cuerpo humano. Según citó Forbes.com, Dagdeviren ve estos elementos como “botones de Google Traductor” para la salud humana.

Uno los elementos que la científica busca crear es un sensor para la piel con un grosor no mayor al de una tira adhesiva sanitaria común. Por medio de una pequeña lámina eléctrica, el dispositivo puede detectar cambios en la rigidez de la piel, advertir sobre la necesidad de hidratarla o retirarla de la luz solar e incluso detectar el cáncer de piel.

Otra herramienta en la que los científicos del MIT vienen trabajando son unas agujas flexibles con un grosor equivalente al de un cabello humano.

Si bien esta tecnología está en una fase de desarrollo menos avanzada que el caso anterior, se espera que pueda ser usada para inyectar medicamentos en determinadas zonas del cráneo. Asimismo, la idea en este caso es que estas agujas sean una herramienta capaz de brindar tratamiento y obtener información al mismo tiempo.

El grupo de trabajo tiene algunas propuestas más vanguardistas como la de microscopios para el tracto digestivo colocados en cápsulas que deben ser ingeridas. Estas tendrían sabores e incluso serían capaces de obtener energía del ácido estomacal del ser humano.

La intención es que todos estos dispositivos no solo sean funcionales, sino que también sean cómodos y no supongan un inconveniente para la realización normal de las actividades del paciente.

MÁS EN CIENCIAS...

 


Tags relacionados

Traductor