28 de julio del 2014 17 °C

Agricultura y ganadería son dos de las actividades que más afectan al medio ambiente

La producción de alimentos es responsable del 19% de las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero, reveló un estudio

La agricultura y ganadería son dos de las actividades que más impacto medioambiental causan en todo el mundo, según un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y que recomienda un cambio radical de la dieta alimentaria para paliar las consecuencias.

“Impactos medioambientales del consumo y producción: productos y materiales prioritarios” generó conclusiones controvertidas y los mismos investigadores resultaron sorprendidos por los resultados. Al mismo tiempo, aseguraron que los datos son irrefutables.

“Me quedé sorprendido. Pero cuando uno contempla la situación general y se observa la fertilización excesiva, el cambio del uso de la tierra y la utilización del agua fácilmente se ve que el impacto de la agricultura es en verdad muy importante”, afirmó el profesor Edgar Hertwich, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología y principal autor del estudio.

PRIORIDADES
Según los expertos, los puntos prioritarios para reducir la presión sobre el medio ambiente son el cambio climático, las modificaciones de hábitat, el despilfarro de nitrógeno y fósforo, la explotación excesiva de los recursos pesqueros y forestales, las especies invasivas, el agua potable y la salubridad, entre otras.

Según los expertos, la humanidad tiene que cambiar radicalmente tres aspectos: la forma en que produce bienes agrícolas, la utilización de combustibles fósiles y la producción de materiales, especialmente plásticos, hierro, acero y aluminio.

RUBRO ALIMENTICIO
En el capítulo agrícola, los expertos consideran especialmente preocupante la producción de animales que son alimentados con más de la mitad de todos los cultivos mundiales y el consumo excesivo de alimentos a nivel global.

La producción agrícola representa el 70% del consumo de agua dulce del mundo y el 38 por ciento del uso total del territorio.

La producción de alimentos es responsable del 19% de las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero. Representan también un 60% de la contaminación con fósforo y nitrógeno y del 30% de la contaminación tóxica en Europa.

GANADERÍA
El consumo de productos cárnicos se está convirtiendo en uno de los principales problemas medioambientales de nuestra civilización y advirtió que el informe no analiza futuros impactos.

“La población mundial está aumentando y cada vez se está consumiendo más carne por persona. Y eso es algo que no hemos planteado en el informe pero que para el 2050 tendrá implicaciones medioambientales incluso mayores”, dijo Sangwon Suh, otro de los autores.

El científico estadounidense señaló que por ejemplo el consumo per cápita de carne en China aumentó un 42 por ciento de 1995 al 2003. “Y recientes previsiones señalan que en los próximos años el consumo aumentará otro 30 por ciento.

En China se consumen 70 kilos de carne por persona al año. En EE.UU. la cifra es de 120 kilogramos, por lo que hay mucho espacio para que el consumo aumente en China”, explicó.

ALGUNAS SOLUCIONES
Aunque los autores del informe señalaron que son los legisladores los que tienen que estudiar los datos y plantear las soluciones adecuadas, apuntaron que la problemática tendrá que ser respondida con cambios en la gestión de recursos y dietas más equilibradas.

“Uno de los estudios señala que hay una sustancial cantidad de alimentos que son desperdiciados. Y comer carne de vacuno tiene un impacto más elevado que el consumir alternativas. Por ejemplo, los pollos tienen un impacto más reducido que las reses”, indicó Hertwich.

Otro de los problemas apuntados son los “enormes subsidios” que reciben los agricultores para producir sus alimentos, lo que provoca también el despilfarro de recursos.

Por ello el informe señala que “una sustancial reducción de los impactos sólo será posible con un cambio sustancial de la dieta mundial que se aleje de los productos animales”.