Bolivia: Ministra presentó renuncia irrevocable por agresión a indígenas

Las protestas habrían dejado un bebe muerto y 37 desaparecidos, situación que el gobierno de Evo Morales ha negado

(Video: Canal N)

Un bebe muerto y 37 personas desaparecidas son el saldo de un operativo policial que disolvió el domingo una de las marchas indígenas que se oponen a la construcción de una carretera que partirá en dos una reserva ecológica en centro de Bolivia, reportó este lunes la red radial Erbol.

“Marchistas denuncian un bebé muerto y 37 desaparecidos, de los cuales siete son niños”, informó Andrés Gómez, director de Erbol, a través de su cuenta en Twitter.

GOBIERNO NIEGA MUERTOS
Sin embargo, el Gobierno del presidente Evo Morales negó hoy que haya niños fallecidos o personas desaparecidas tras la represión policial violenta de una marcha indígena que ya cumplía 41 días.

Al respecto, el ministro Sacha Llorenti, ex integrante de organizaciones de derechos humanos, dijo en una rueda de prensa que la Policía le aseguró que la operación del domingo cerca del pueblo de Yucumo no dejó víctimas fatales ni desaparecidos, como informan los medios de prensa.

Tras ver los videos que muestran la agresividad de los agentes policiales contra los manifestantes, anunció que sancionará los excesos de la Policía, siempre en cuando, sean comprobados.

MINISTRA RENUNCIA
La ministra de Defensa, Cecilia Chacón, renunció hoy a su cargo de forma “irrevocable” por la disolución policial violenta de la marcha indígena.

“Asumo esta decisión porque no comparto la medida de intervención de la marcha que ha asumido el gobierno y no puedo defender o justificar la misma”, señala la carta de renuncia, enviada al mandatario de Bolivia.

Además, aseguró que existían otras alternativas dentro del marco del diálogo, respeto a los derechos humanos, no violencia y defensa de la Madre Tierra que no se tomaron en cuenta.

“Lejos de aislar a la derecha, fortalecen su accionar y manipulación dentro de la octava marcha con el fin de atacar el proceso de cambio que tanto ha costado a los bolivianos. ¡No así! Acordamos con el pueblo hacer las cosas de otra manera”, enfatizó en la nota.

Como se recuerda, la protesta indígena se inició el 15 de agosto y recorrió alrededor de 270 kilómetros en 41 días. Ellos rechazan tajantemente la construcción de una carretera, financiada por Brasil, que atravesará una reserva natural.