24 de abril del 2014 24 °C

En Cajamarca registraron imágenes de un tapir de altura, animal en grave riesgo de extinción

La especie, conocida también como tapir andino o danta de montaña, está en peligro crítico y su último refugio es el Santuario Nacional Tabaconas Namballe

Guardaparques del Santuario Nacional Tabaconas Namballe (Cajamarca), perteneciente al Servicio Nacional de Áreas Naturales protegidas por el Estado (Sernamp), lograron captar, con la ayuda de cámaras-trampa, imágenes de un tapir de altura, especie en peligro crítico de extinción y cuyo último refugio estaría en esta Área Natural Protegida, donde habitaría el 90% de ejemplares existentes en el Perú.

El tapir de altura, también conocido como tapir andino o danta de montaña, es la más pequeña de las tres especies de tapires, mide aproximadamente 1,8 m de longitud, puede llegar a pesar hasta 250 kg y tiene un pelaje negruzco con un vellón lanudo que lo protege del frío.

Este escurridizo animal, del que hasta el momento solo se habían encontrado rastros y escuchado rumores, suele descansar durante el día perdido entre la densa vegetación de la zona y sale a buscar alimento, básicamente de tallos y frutos del bosque enano, en las primeras horas de la mañana y al caer la tarde.

El tapir de altura —al que se considera un fósil viviente porque no ha cambiado significativamente en millones de años y es único genéticamente hablando— es fundamental para la conservación de los ecosistemas que habita, pues es dispersor de semillas y polen —tarea que realiza desde hace millones de años—, lo que asegura la supervivencia de las especies de los páramos y bosques de neblina.

Si bien se creía que era una especie solitaria, videos registrados al interior del santuario hacen suponer que estos animales habitan en parejas.

La desaparición y fragmentación de su hábitat, así como las actividades de caza, podrían causar que el tapir andino, especie que está en la categoría en Peligro Crítico CR) según la legislación peruana y En Peligro según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), pierda la mitad de su población mundial en los próximos 33 años.