BBC Mundo

Cuatro datos que quizá no conoces de las cucarachas

Pocos animales tienen una reputación tan mala como las cucarachas. Sin embargo, estos insectos no se merecen dicha imagen

Cuatro datos que quizá no conoces de las cucarachas

Solo el 1% de las especies de cucarachas que hay en el mundo son una peste. (Foto: AFP)

Para muchos las cucarachas son insectos asquerosos, carroñeros y prácticamente inmortales a los que no les afecta la radiación y serán los únicos sobrevivientes en un mundo post apocalíptico.

Pero la verdad es que en el mundo hay casi 5.000 especies de cucarachas, de las cuales solo 30 tienen tendencia a ser plagas. Estas pocas afectan la imagen de un grupo de insectos que presume de una rica e increíble diversidad de formas. Y sí, las cucarachas también se achicharran con la radiación.

La visión de una cucaracha merodeando por los rincones de la cocina es sin lugar a dudas desagradable. Y es eso lo que nos ha llevado a la mayoría a creer que todas las cucarachas son igual de repugnantes.

Pero en realidad esto es como si luego de ver a un ratón o una rata dijéramos que todos los roedores son una plaga asquerosa. Si esto no es suficiente para convencerte de que las cucarachas no se merecen la reputación que tienen, aquí te ofrecemos otras cuatro razones.

1. En todas partes, pero muchas muy lejos de tu cocina

La 'Blaberus discoidalis' se encuentra en Jamaica, Haití, Cuba, Puerto Rico, Panamá, Colombia, Venezuela, Trinidad y Tobago y el estado de Florida (Estados Unidos). (Foto: JOHN C. ABBOTT)

Las cucarachas viven en una gran variedad de hábitats. "A excepción de la Antártida, se han visto en todos los continentes, desde selvas tropicales a desiertos", explica George Beccalono, experto en insectos ortóperos del Museo de Historia Natural de Londres.

Si bien hay una abundancia de especies en los trópicos y en altitudes bajas -donde las temperaturas son altas-, hay las que son resistentes a climas extremos.

La 'Eupolyphaga everestiana' es una montañera que vive en el Monte Everest, y en otros rincones de la Tierra que están a más de 5.000 metros de altura.

2. Gigantes, ecológicas y desinteresadas en los humanos

La 'Megaloblatta blaberoides' es de las más grandes que hay. (Foto: MORLEY READ / ALAMY STOCK PHOTO)

La cucaracha cavadora gigante o cucaracha rinoceronte de Queensland (Australia) puede llegar a medir ocho centímetros y pesar 30 gramos.

Pero si esta te parece grande, espera a ver la 'Megaloblatta blaberoides', que presume de sus 18 centímetros de largo.

Estamos hablando de cucarachas del tamaño de tu mano. Pero no hay por qué alarmarse. A estos insectos no les interesan los humanos.

Otra gigante en su especie. (Foto: NATIONAL GEOGRAPHIC CREATIVE / ALAMY STOCK PHOTO)

"Las cucarachas rinocerontes, por ejemplo, solo se alimentan de cortezas y hojas muertas", señala Beccalono.

La mayoría de las cucarachas tienen un papel ecológico como el de sus parientes gigantes, alimentándose de materia orgánica en descomposición y por ende haciendo que haya nutrientes disponibles para otros organismos.

"Hay indicios de que la importancia ecológica (de las cucarachas) es enorme", dice Beccaloni.

3. Un delicioso manjar

Unas se visten de verde para pasar desapercibidas. (Foto: MYN/GIL WIZEN/NATUREPL.COM)

Para muchas especies -humanos incluidos- las cucarachas son consideradas un delicioso manjar. Esto explica por qué muchas han evolucionado en formas ingeniosas para evitar ser comidas.

La cucaracha banana o cubana ('Panchlora') optó por llevar un camuflaje simple: su verde color le ayuda a mezclarse con el follaje.

La 'Therea olegrandjean', aunque no parezca, también es cucaracha. (Foto: ALEX HYDE/NATUREPL.COM)

Mientras que la 'Perisphaerus' puede enrollarse en una especie de pelota, un poco como un armadillo. Y la 'Prosoplecta' te puede engañar con un traje muy parecido al de las mariquitas. Y para lograr que las alas parezcan redondeades, Beccaloni señala que doblan sus alas en las puntas, "de la misma forma que ocurre con los paraguas".

4. Reproducción sin machos y aparatos como placentas

"Cuando hablamos de biología reproductiva, como grupo, la cucaracha es uno de los más -sino el más- variados de todos los insectos", cuenta el experto.

Algunas especies de cucarachas parecen ser totalmente partogenéticas. Las hembras son capaces de hacer clones perfectos sin la necesidad de machos o copulación.

Otras pueden cambiar de modo sexual a asexual, dependiendo de las condiciones en las que estén.

Sin embargo, la mayoría de las especies de cucarachas producen un saco de huevos, otras los ponen y se van, y algunas llevan los huevos en su cuerpo hasta que dan a luz.

Otra gigante es la 'Gromphadorhina portentosa' de Madagascar. (Foto: MARK BOWLER)

Quizá la más interesante sea la 'Diploptera punctata', que deposita los huevos directamente en su bolsa de crías y los alimenta con una secreción como la leche.

"Es la proteína rica en energía más nutritiva que se haya descubierto", según Beccaloni. Si esto suena familiar, así debería ser. "Es una situación muy similar a la de la placenta de un mamífero", comenta el experto.

Y en algunos casos, la hembra incluso cuida a sus crías tras nacer.

Entonces, ¿te repugnan un poco menos las cucarachas ahora?


Tags relacionados

Cucarachas

BBC