17 de abril del 2014 18 °C

Microbios devoran el petróleo vertido en el Golfo de México

Esta especie es capaz de vivir a -5 grados Celsius y juega un papel muy importante en la recuperación medioambiental de la zona afectada por la petrolera BP

Microbios devoran el petróleo vertido en el Golfo de México

El desastre ocasionado por la petrolera British Petroleum (BP) en el Golfo de México podría estar siendo combatido silenciosamente por seres microscópicos capaces de alimentarse de hidrocarburos.

Un estudio publicado en la versión on line de la revista Science ha descubierto que cierto tipo de bacterias devoran más rápido que lo esperado el petróleo de la marea negra producida por el accidente de BP, lo que acelera su proceso de biodegradación sin afectar el nivel de oxígeno en el agua.

RECUPERACIÓN NATURAL
Según el principal autor de este estudio, Terry Hazen, el descubrimiento ofrece los primeros datos científicos de cómo reaccionan las bacterias ante una mancha de petróleo en el fondo marino.

Hazen, ecologista microbiano del laboratorio nacional Lawrence Berkley, de California (EE.UU.), asegura que esto “indica que existe un gran potencial de biodegradación natural de hidrocarburos en las profundidades oceánicas”.

Los microbios a los que hace referencia la investigación son conocidos como psicrófilos, cuyas poblaciones son capaces de vivir en las profundidades del mar a una temperatura de -5 grados Celsius.

“Esta investigación muestra además que las poblaciones microbianas psicrófilas, y los otros microorganismos próximos, juegan un rol importante en las consecuencias medioambientales de las manchas de petróleo submarinas en el Golfo de México”, dijo Hazen a la agencia AFP.

HÁBITAT PECULIAR
El estudio lo realizó Hazen junto a un equipo de treinte investigadores, a fines del mes de mayo. Los científicos se concentraron en el hábitat microbiano en las aguas profundas del Golfo de México, hasta entonces casi inexploradas.

La temperatura de estas aguas se caracterizan por tener temperaturas muy bajas, enorme presión y poco carbono en estado natural.