30 de julio del 2014 16 °C

El tigre de Tasmania, el “feroz depredador” que el hombre extinguió por error

Hace 75 años los australianos los exterminaron porque creían que se comían a sus animales. Un reciente estudio reveló que no tenían fuerza para matar ganado

El tigre de Tasmania, el “feroz depredador” que el hombre extinguió por error

Era considerado un feroz depredador del ganado, le pusieron precio a su cabeza, se extinguió en 1936 debido a su caza indiscriminada y hoy, más de 70 años después de que el ser humano arrasara con los tigres de Tasmania, un estudio acaba de revelar que ellos no mataban a los corderos.

“Nuestros hallazgos demuestran que las acusaciones de que era la mayor amenaza a la industria ovina fueron injustificadas”, señala la investigación publicada en el Journal of Zoology, donde se menciona también que los dientes del tigre de Tasmania no servían para romper los huesos de sus presas.

Este marsupial carnívoro similar a un perro de gran tamaño y que podía medir hasta 1,2 metros de largo se alimentaba básicamente de animales pequeños como la comadreja, el wallaby y ratones.

La antigua creencia –hoy descartada- de que los tigres de Tasmania mataban al ganado bastó para que en Australia se desatara una sangrienta persecución a estos animales. Y es que entre 1830 y 1909 la ganadería fue la base de la economía australiana, razón por la que había que proteger esa industria a cualquier precio. Incluso, extinguiendo una especie.

Cuando las autoridades se dieron cuenta de que el tigre de Tasmania estaba desapareciendo ya era muy tarde para asegurar su supervivencia. El último ejemplar de esta especie murió hace 75 años en el zoológico de Hobart.