17 de abril del 2014 19 °C

Todas las necesidades del planeta pueden cubrirse con energías limpias

El Fondo Mundial de la Naturaleza afirmó que además de su impacto ecológico positivo, modelo sería menos costoso que el actual

Todas las necesidades del planeta pueden cubrirse con energías limpias

Toda la energía que necesita el mundo puede ser generada de manera limpia, renovable y económica en el año 2050, para cuando el uso de los combustibles fósiles y las centrales nucleares podrá ser residual, según un informe publicado hoy por el Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF).

“Es técnicamente posible proveer a cada persona en el planeta de la energía que necesitará en el 2050, con un 95% de esa energía procedente de fuentes renovables, utilizando tecnologías existentes hoy”, asegura el estudio elaborado en colaboración con la entidad Ecofyns.

Una de las claves para lograr que la demanda de energía doméstica, industrial y con fines de transporte pueda cubrirse con un uso mínimo (el 5%) de combustibles fósiles radica en alcanzar una eficiencia energética real en los sistemas de producción y en la construcción de edificios y vehículos.

Según un escenario conservador evocado en el informe, la demanda total de energía a mediados del presente siglo habrá disminuido el 15% en el 2050, a pesar del crecimiento demográfico, la producción industrial y el transporte aéreo de pasajeros y mercancías.

Para ese entonces la electricidad se habrá hecho accesible a aquellos que ahora carecen de ese servicio.

Actualmente, 1.400 millones de personas carecen de electricidad y 2.700 millones dependen de la madera, el estiércol y el carbón para cocinar y calentarse.

HERRAMIENTAS PARA LOGRARLO
Todo esto será posible gracias a que la industria usará materiales reciclados y eficientes desde el punto de vista energético, los edificios serán construidos y reformados de modo que necesiten la energía mínima para calentarse o enfriare, al tiempo que se pasará a medios de transporte más eficientes.

Siguiendo la lógica del escenario planteado, la energía eólica, geotérmica, hidráulica y la energía solar fotovoltaica serán las principales fuentes de energía, en tanto que las redes eléctricas “inteligentes” almacenarán y distribuirán la energía de manera más eficiente.

En ese contexto, el biocombustible será utilizado “como último recurso” en los lugares donde las otras fuentes de energía renovables no estén al alcance, lo que podrá ser la situación para el suministro de aviones, barcos y camiones de mercancías, así como para los procesos industriales que requieren temperaturas muy altas.

“Si seguimos dependiendo de los combustibles fósiles estamos ante un futuro de ansiedad creciente por los costos y la seguridad energéticas, así como por su impacto en el cambio climático”, explicó el director general de WWF, Jim Leape.

Además de su impacto ecológico positivo (dos tercios de los gases responsables, según esta organización, del cambio climático provienen del uso de combustibles fósiles), ese nuevo modelo energético sería menos costoso que el actual, con un ahorro de 4 billones de dólares anuales.

FUERTE INVERSIÓN
El informe explica que durante los primeros 25 años del nuevo modelo se requerirían inversiones masivas, entre otros para las instalaciones de energía renovable, incluso en los transportes públicos y los edificios.

Esas inversiones serían de alrededor de 3,5 billones de dólares anuales, que quedarían saldados hacia el año 2040, cuando el ahorro empezaría a ser superior al gasto.

Pero si el precio del petróleo aumenta más rápido de lo previsto, las ganancias incluso comenzarían a verse antes, por lo que en ese entonces, “se vivirá de manera diferente, pero bien”.

“Debemos ofrecer energía a todos sin hacer peligrar nuestro planeta, y este informe muestra que es posible”, concluyó Leape.