31 de julio del 2014 15 °C

Brasil 2014: las sedes del Mundial y sus platos típicos

Faltan tres años para el inicio de la más grande fiesta de fútbol pero la ruta gastronómica ya está lista. Conozca lo mejor de la cocina brasileña

Brasil 2014: las sedes del Mundial y sus platos típicos

Platos famosos y tradicionales como el pastel de rodillo, el baião de dois y otros tan particulares como el María Isabel, la feijoada y el tacacá, son solo algunas de las más diversas opciones que ofrecerán las 12 ciudades sedes de Brasil en la próxima Copa del Mundo.

Cada una con su encanto y rasgos bien marcados, las cinco regiones del país destacan por su variedad de platos simples y sofisticados y una amplia oferta culinaria. Así, más allá de goles y la presencia de las mayores estrellas de cada selección, los miles de fanáticos que arriben a Brasil para el próximo Mundial, podrán disfrutar de una larga e interesante ruta gastronómica por las doce sedes.

EL NORTE Y SUS RECETAS MARINAS
Partiendo por la Región Norte de Brasil llegamos a Manaos, capital del estado de Amazonas y centro financiero de este territorio. Su cocina local tiene como plato más representativo el pescado y los vegetales amazónicos. En las calles de la ciudad, encontramos el Tacacá, especie de sopa preparada como tucupi, camarón seco, goma de yuca y hojas de jambú.

Cruzando a la Región Noreste del país, encontramos cuatro sedes: Fortaleza, Natal, Recife y Salvador. La primera, moderna y agitada ciudad perteneciente al estado de Ceará, cuenta con gran influencia indígena, portuguesa y africana en sus diferentes recetas, entre las cuales, destaca el pescado y los frutos del mar.

Natal, en tanto, brilla por su amplia diversidad de platos típicos, como la sopa de cangrejo, el pescado frito, el camarón al coco, el ensopado de ostras y las langostas. El plato fuerte es, sin duda, el baião de dois, compuesto por carne de sol acompañada de yuca, arroz blanco, frejol verde y harina de agua. La ciudad tiene también las más variadas cocinas nacionales e internacionales.

Más abajo llegamos a Recife, capital del Estado de Pernambuco, considerada el tercer polo gastronómico del país. Esta ciudad de contrastes, en donde lo antiguo se une a las modernas construcciones, destaca por sus platos a base de frutos del mar, como langosta y el guaiamu (una especie de cangrejo) y el famoso pastel de dodillo con dulce de goiaba (dulce típico de Brasil), además del pie de moleque (dulce hecho con maní) y la buchada de bode.

Terminando el circuito gastronómico por esta región aparece Salvador de Bahía, ciudad cuyos colores y sabores multiculturales hablan por sí solos. Una cocina que heredó el óleo de los afrodescendientes, la yuca de las naciones indígenas y el coco de origen asiático y africano. La cocina es elaborada y se destaca por el uso de especias y condimentos picantes. Así, encontramos platos como las moquecas (mezcla de mariscos y pescados con leche de coco), el aceite de dendé y una gran variedad de especias.

Siguiendo la ruta gastronómica por las doce sedes del próximo Mundial de Fútbol, llegamos a la región centro oeste del país para aterrizar en Brasilia y Cuiabá. En el caso de la capital, encontramos una cocina bastante variada, con cafés, casas de té, creperías, dulcerías, bares y restaurantes con los más diversos tipos de comidas brasileñas e internacionales.

Cuiabá, en tanto, capital del Estado de Mato Grosso, basa su cocina en platos preparados con pescados fritos o ensopados, como el pacu, el pintado y el piraputanga. Otra de sus recetas tradicionales es el María Isabel, hecho con carne seca y arroz.

EN EL SUR
El sudeste de Brasil es la segunda región con más ciudades sedes para el próximo Mundial. De norte a sur, Belo Horizonte, capital del Estado de Minas Gerais, ofrece una alta gastronomía internacional con platos como el feijao tropeiro, el angu, el tutu a mineira, el ají biquinho, el queso canastra y el famoso pao de queijo.

Río de Janeiro, en tanto, uno de los principales centros culturales del país, cuenta también con una variada oferta de restaurantes, desde lo más simple y típico hasta los más sofisticados. Sus especialidades son las parrilladas, las tapas y los frutos del mar.

Cerrando esta región aparece Sao Paulo, la mayor metrópoli del país, conocida internacionalmente por su fuerte actuación financiera, cultural, gastronómica y artística. Sus opciones culinarias van desde las comidas típicas de otros estados brasileños hasta los sabores internacionales. Entre sus recetas clásicas, destacan los barzinhos y la pizza, el plato obligatorio para quien visita la ciudad.

Finalizando esta ruta gastronómica por las cinco regiones del país llegamos al sur para visitar Curitiba y Porto Alegre. La primera posee desde refinados restaurantes hasta simpáticos y pequeños bares. Su cocina es diversa y cuenta con influencia de colonizadores polacos, italianos, japoneses, ucranianos, alemanes y portugueses. El polo gastronómico más importante de la ciudad es el barrio italiano de Santa Felicidad.

Al final del mapa encontramos Porto Alegre. Conocida como la capital gaucha, destaca por sus interesantes opciones internacionales. El churrasco y el Carreteiro de Charque (arroz con carne seca y condimentos) son las preparaciones más representativas de la región.

Cinco regiones y doce ciudades que, según el Instituto Brasileño del Turismo (Embratur), serán visitadas por más de 600 mil turistas, quienes podrán deleitarse con la más variada y deliciosa oferta gastronómica.