Feliz día, papá: cinco padres e hijos en el mundo del fútbol

Algunos intentaron que sus retoños siguieran sus pasos pero estos nunca llegaron tan lejos

Feliz día, papá: cinco padres e hijos en el mundo del fútbol

ÁNGEL HUGO PILARES @angelhugo
Redacción online

Porque papá es ‘súper’, sus hijos no pudieron superarlos. Porque papá es ‘súper’, él quiere que sus hijos los superen. Estas son cinco pequeñas historias de padres e hijos que alborotaron el mundo del fútbol por uno u otro motivo. Y por cierto, feliz día, viejo.

1. Zidane y Enzo. Acaso uno de los mejores de la historia del fútbol mundial tenía que tener un ídolo como Enzo Francéscoli. Zidenine Zidane le puso Enzo a su hijo (un ‘crack’ en ciernes que juega en las divisiones menores del Real Madrid) por el jugador uruguayo. Y todos esperan que con ese nombre y ese apellido, el jovencito resulte siendo un ídolo.

2. El ‘Cholo’ y el ‘Cholito’. Cuando recién apareció en el mundo del fútbol, todos pensaban que Johan Sotil iba a tener una carrera como la de su viejo pero sin los errores de aquel que jugó en el Barcelona y no supo guardar pan para mayo. Sin embargo, el ‘Cholito’ tardó mucho en despegar, arrastrado a tierra por escándalos extradeportivos. Hoy Johan ha despegado y Markarián lo considera un jugador convocable, mientras que su viejo ve cómo su apellido empieza a escucharse de nuevo.

3. Juan Carlos y Alonso Bazalar. Ellos hicieron historia en el fútbol peruano al convertirse en el primer caso de padre e hijo que compartieron espacio en un campo de juego. De hecho, lo más cercano a lo que ellos consiguieron es lo que hizo Eidur Gudjohnsen, que sustituyó a su papá Arnor en un encuentro de la selección islandesa.

4. Julio César y Julio Edson. Puede que muchos recuerden a Julio César Uribe por ser el técnico que llevó a su hijo a cuanto equipo dirigió a lo largo de los años. Sin embargo, el recuerdo más patente de aquello es el de la Copa América del 2000 en Colombia, que dejó a Julio Edson, un volante correcto, con la ‘10’ de la selección.

5. Johan y Jordi Cruyff. Dicen que el paralelo más parecido que se puede encontrar a lo de los Uribe ocurrió en España, pues fue el mítico Johan Cruyff quien hizo debutar a su hijo Jordi en el poderoso Barcelona de los 90. Jordi, por estos días y con 37 años, juega en el Valletta FC de Malta.