Messi anotó tres goles y su equipo ganó en un partido de exhibición a beneficio en Panamá

El astro argentino integró un equipo con los brasileños Lucio y Cafú, y sus compatriotas Palermo y Ortega. En el “Resto del mundo”, equipo rival, estuvo Edgar Davis, Kuranyi y Vieri

(You Tube)

Lionel Messi se divirtió bajo una pertinaz lluvia, metió tres goles y sus amigos sudamericanos ganaron un partido de exhibición ante una escuadra denominada “Resto del Mundo” en Panamá.

El astro argentino, quien siente aún el sinsabor por no haber podido alcanzar con su selección la gloria en Sudáfrica, cumplió su palabra de disputar el encuentro, que se publicitó desde meses antes del Mundial.

El resultado 6-4 es lo de menos. El espectáculo, en que Messi tuvo de compañeros a su compatriota Nicolás Otomendi y a los brasileños Lucio, Juan y Josué, quienes también sufrieron el golpe de la eliminación en los cuartos de final en la Copa del Mundo, fue una ocasión para disfrutar un poco.

A su vez, el partido, cuya parte de la recaudación se destinará a un patronato de nutrición, hizo vibrar a miles de aficionados panameños y de los vecinos países centroamericanos que viajaron a ver al genio del Barcelona.

GOLES Y FIESTA
El equipo de Resto del Mundo abrió el marcador a los 7 minutos por intermedio del español Fernando Morientes a pase del alemán Kevin Kuranyi, quien se adueñó de una pelota que no pudo despejar Lucio cerca del área chica.

Pero la gente quería ver la magia de Messi, quien arrancó los primeros aplausos con un zurdazo peligroso y un mano a mano que no terminaron en gol. El mago del Barcelona comenzó a combinarse muy bien con el ex capitán brasileño Cafú, quien fue una pesadilla por el sector derecho.

Lucio se redimió a los 13, al empatar el partido con un remate cruzado tras dejar en el camino a varios defensas.

Y 19 minutos después, vino lo que quería la gente: el gol de Messi.

El “10” argentino se adelantó para tomar un pase filtrado de Martín Palermo, evadió al arquero e infló la red. El línea dejó correr la jugada pese a que el mejor jugador del planeta estaba adelantado.

Messi volvió a darle alegría a los algo más de 20.000 personas en el remozado estadio Rommel Fernández, al cristalizar una bonita sociedad con Cafú, a los 45. Y a los 87 marcó el tercero tras mantener un mano a mano con el arquero local Jaime Penedo.

Los otros dos tantos de los amigos de Messi fueron de los argentinos Franco Zuculini y Leandro Lazzaro.

El estadio vibró con el segundo, tercero y cuarto del Resto del Mundo, una tripleta obra del atacante local Blas Pérez, a los 77 y 78 y 90. Su última diana fue una chilena espectacular ante los ojos del argentino.

EL MUNDIAL Y MARADONA
El partido, que inicialmente se iba a celebrar en Emiratos Arabes, se trasladó a Panamá. Muchos dudaron que Messi vendría, pero el argentino dejó a un lado unas cortas vacaciones de playa en Rio de Janeiro, tras el Mundial, y arribó el martes en un avión privado con su amigo Gabriel Milito, su padre y uno de sus hermanos.

En lo que fueron sus primeras declaraciones después de la eliminación de Argentina a manos de Alemania en los cuartos de final del Mundial, Messi reconoció el martes por la noche que ese traspié le dejó una “mala sensación”, pero que había que empezar a trabajar de nuevo.

Messi no llegó a marcar un solo gol en el Mundial .

Sobre si Diego Maradona debía seguir al frente de la Albiceleste, el astro argentino dijo que “por mi sí”, aunque señaló que es el propio ex Pibe de Oro quien debe decidir si deja o no las riendas de la selección.

Messi comenzó el partido con sus amigos, el arquero ecuatoriano José Francisco Cevallos, los brasileños Juan, Lucio, Josué, Cafú, sus compatriotas Otamendi, Milito, Palermo, Ariel Ortega y el colombiano Mario Yepes.

El Resto del Mundo lo hizo con el arquero español José Pinto, Marco Materazzi, Fernando Couto, Ricardo Sa Pinto, Mariano Pernía, Edgar Davis, Iván Helguera, Dwight Yorke, Christian Vieri, Kevin Kuranyi y Morientes.

(Foto de portada: Diario La Estrella de Panamá)