A propósito de Franco Navarro Jr.: cinco padres e hijos que jugaron en el mismo equipo

Varios futbolistas han vestido la camiseta del equipo donde sus padres se hicieron más conocidos, aunque casi nunca tuvieron éxito

ANGEL HUGO PILARES @angelhugo
Redacción online

Franco Navarro, el padre, marcó una historia en Independiente de Avellaneda que muchos recuerdan. Jugó con el ‘Bocha’ Bochini. Chilavert le rompió la nariz y Camino, la pierna. En 1988 fue segundo goleador del torneo argentino con 19 goles y ahora su hijo, también llamado Franco, debe intentar replicar una historia casi irreproducible. Tal y como les pasó a tantos otros, que compartieron camisetas con sus padres y no tuvieron tanto éxito como ellos.

1. Hugo y Johan Sotil. Cuando recién apareció en el mundo del fútbol, todos pensaban que Johan Sotil iba a tener una carrera como la de su viejo, pero sin los errores de aquel que jugó en el Barcelona y no supo guardar pan para mayo. Johan no llegó a jugar tan bien y tardó mucho en despegar, arrastrado por escándalos deportivos. En algún momento de su carrera, en busca de una segunda oportunidad, el más joven de los Sotil acabó por jugar sin mucho éxito por Alianza Lima, el mismo club donde su padre había hecho diabluras a finales de los 70.

2. Johan y Jordi Cruyff. El padre es uno de los mejores jugadores de todos los tiempos y es el que inició la tradición del Barcelona que arrasa con todos, allá por la época en que compartía equipo con el Cholo Sotil, a mediados de los ’70. Fue también, desde el banco, el amo y señor de un equipo poderoso. El hijo, en cambio, tuvo que abandonar aquel Barza por el despido de su viejo para irse al Manchester e iniciar una carrera que poco a poco se fue diluyendo. Hoy, Johan es un influyente asesor del cuadro catalán, y Jordi es técnico del AEK Larnaca de la Primera División de Chipre.

3. Juan Carlos y Alonso Bazalar. La primera vez en la historia del fútbol mundial en que un padre y un hijo estuvieron juntos en un campo de juego fue el 25 de mayo del 2008, con Cienciano, ante Juan Aurich. Los protagonistas, Juan Carlos y Alonso Bazalar, son padre e hijo, e inauguraron una estirpe futbolera a lo grande. Curiosamente, fue Franco Navarro quien tomó la decisión de alinearlos juntos.

4. Arnor y Eidur Gudjohnsen. Antes de los Bazalar, un padre y un hijo protagonizaron otro episodio similar. Fue en 1996, en un encuentro entre Islandia y Estonia que marcaba el debut en la selección islandesa del atacante que luego llegaría, incluso, al poderoso Barcelona. Eidur Gudjohnsen, el hijo, acabó por reemplazar a su papá. Quizás no compartieron el campo como los peruanos, pero bien que marcaron época.

5. Zinedine y Enzo Zidane. Uno de los mejores de la historia del fútbol mundial tenía que tener un ídolo como Enzo Francéscoli. Zidenine Zidane le puso Enzo a su hijo (un ‘crack’ en ciernes que juega en las divisiones menores del Real Madrid) por el jugador uruguayo. Todos esperan que, con ese nombre y ese apellido, el jovencito resulte siendo un ídolo. Al menos por ahora juega en el cuadro merengue, lo que garantiza que tenemos a otro ‘Zizou’ en camino.