25 de abril del 2014 20 °C

Referentes de Cristal que no tuvieron un buen final en el cuadro celeste

A raíz de la salida del ‘Chino’ Ximénez de La Florida, un repaso a futbolistas identificados con el club que se fueron resentidos del Rímac

Referentes de Cristal que no tuvieron un buen final en el cuadro celeste

1.- Julio César Uribe: En 1991, luego de haber paseado su fútbol por Italia, Colombia y México, el ‘Diamante’ regresó al Perú y se puso la camiseta de Sporting Cristal por tercera vez en su carrera, club que en ese entonces era dirigido por Juan Carlos Oblitas. El ‘Diamante’ y el ‘Ciego’, ex compañeros en España 82, tuvieron un choque de pesos pesados. La directiva rimense respaldó a Oblitas y separó del equipo a Julio César. Diez años y cuatro títulos nacionales después, Uribe se fue por la puerta falsa. Hasta hoy no ha podido regresar.

2.- Pedro Garay: Llegó a La Florida en 1992 y de inmediato se metió al corazón del hincha celeste por su coraje, juego aguerrido y don de mando, cualidades que le valieron para ser considerado el indiscutible capitán celeste de la década del 90. El subcampeonato nacional del 92, el subcampeonato de la Libertadores 97 y sobre todo el histórico tricampeonato (94, 95 y 96) lo elevaron a la categoría de ídolo. Luego del fracaso en la Copa Libertadores del 98 abandonó Sporting Cristal, según los directivos, “de mutuo acuerdo”. Para los hinchas cerveceros, Pedro Garay, el último gran caudillo del club, debió despedirse por todo lo alto.

3.- Julio César Balerio: El arquero uruguayo nacionalizado peruano llegó a Sporting Cristal en 1994 luego de una gran temporada en el desaparecido Deportivo Sipesa. Obtuvo el famoso tricampeonato (1994-1995-1996) y fue pieza fundamental en el subcampeonato de la Libertadores 97. Al igual que Pedro Garay, se fue del club en abril de 1998 luego de la eliminación del cuadro celeste de la Copa Libertadores. Pese a que la directiva dijo que el ‘Viejo’ ya les había dicho que se retiraría del fútbol luego del certamen continental, en la retina del hincha rimense quedó la sensación de que había algo más en esa decisión y que el final del ciclo de Balerio en Cristal no tenía por qué ser así.

4.- Jorge Soto: Vistió por quince años la camiseta de Sporting Cristal y es el máximo anotador en la historia del club con 175 goles. Con el cuadro celeste consiguió el subcampeonato de la Libertadores de 1997, el tricampeonato nacional (1994, 1995 y 1996) y los títulos de las temporadas 2002 y 2005, estos últimos como capitán. A inicios del 2008 la directiva le comunicó que el técnico de ese entonces, Juan Carlos Oblitas, no lo tenía en sus planes y que su ciclo en el club había terminado. Jorge Soto –un referente de La Florida- decidió firmar por Alianza para ayudar a su hermano José a salvar a los íntimos de la baja. Pese a que jugó solo cuatro meses por los blanquiazules, esa decisión le costó a Jorge el reproche de muchos hinchas celestes. “Siempre le voy a pedir disculpas a la gente de Cristal por haberme ido a Alianza”, le dijo a El Comercio hace poco más de un año.

5.- Luis Alberto Bonnet: Con Cristal ganó tres títulos nacionales (1996-2002 y 2004) y obtuvo el histórico subcampeonato de la Libertadores en 1997 (campaña en la que anotó cinco goles). El ‘Pelao’, como cariñosamente lo llamaban los hinchas, no era un jugador técnico ni hábil con el balón, pero su gran olfato goleador le alcanzó para convertirse en uno de los jugadores más queridos por la hinchada cervecera en la década del 2000. A inicios del 2008, nueve años y 139 goles después, y pese a que tenía contrato, la directiva le comunicó que Juan Carlos Oblitas no lo tenía en sus planes. El atacante argentino entró en rebeldía y optó por entrenar solo en el club. Meses después –y luego de un gran fuego cruzado de declaraciones- ya no fue más al club. La relación entre Bonnet y Cristal terminó tan desgastada que el atacante no estuvo en el homenaje que este año preparó la directiva para los ‘históricos’ del club.

6.- Flavio Maestri: Nacido en las canteras del club, Maestri vistió la camiseta celeste hasta en cuatro oportunidades, consiguió tres títulos nacionales para los bajopontinos (1991, 1994 y 1995) y colaboró en gran parte de la campaña de 1996 hasta que emigró a España. Se distanció del equipo y de los hinchas al jugar por Alianza Lima en las temporadas 2004, 2006 y 2007 (decisión que le costó dejar de ser considerado un referente en La Florida), pero regresó al Rímac a pedido de Juan Carlos Oblitas en la temporada 2009. Luego de un año irregular, Maestri no renovó contrato con Cristal y pocos meses después dejó el fútbol en silencio. Su relación con los hinchas está rota.