22 de agosto del 2014 17 °C

Conozca al verdadero ‘Rocky’, el hombre que pudo noquear a Muhammad Alí

Chuck Wepner, un boxeador sin ránking, mandó a la lona al ‘más grande de todos los tiempos’ en 1975. Su pelea inspiró a Sylvester Stallone a escribir el guión de Rocky

Conozca al verdadero ‘Rocky’, el hombre que pudo noquear a Muhammad Alí

El round 9 en el que Alí cae al suelo. (YouTube)

Por: Pedro Canelo

Rocky no siempre se apellidó Balboa. Rocky no nació en Filadelfia sino en NuevaJersey. El verdadero Rocky nunca se enfrentó a Apollo Creed ni a Míster T pero sí mandó a la lona a Muhammad Alí. El verdadero Rocky se llamaba Chuck Wepner y hoy sobrevive a sus 71 años como vendedor en una licorería de la ciudad de Bayonne. En ese refugio donde se embriagan desde jóvenes universitarios hasta veteranos de guerra, Wepner acaba de celebrar los 35 años de la mejor pelea de su vida. Rocky no se filmó en 1976 sino el 24 de marzo de 1975 en el coliseo Richfield de Ohio. Rocky siempre tuvo el ojo de tigre pero nunca ganó un Óscar.

En octubre de 1974, se enfrentaron en Zaire (en la llamada “Batalla de la selva”) George Foreman y Muhammad Alí por el título de los pesos pesados. Allí Cassius Clay recuperó el campeonato perdido siete años antes por negarse a combatir en Vietnam, allí también conoció el nombre del llamado a ser su próximo retador: Chuck Wepner.

ERES MI INSPIRACIÓN
El empresario Don King había pactado con Wepner una pelea de 15 asaltos con Foreman pero después del triunfo de Alí cambiaron los planes. Chuck Wepner nunca había destacado en el boxeo mundial. Era un trabajador de clubes nocturnos que solo entrenaba cuando tenía un combate programado. Sus principales momentos sobre el cuadrilátero los había pasado enfrentando a Sonny Liston y al mismo Foreman. Wepner, como buen Rocky que era, no era amenaza para nadie hasta que se convirtió en el segundo boxeador en tumbar al mejor pugilista de todos los tiempos.

Un mediocre actor de reparto, Sylvester Stallone, que también fue Rocky, escribió el guion de su primera película después de ver esta pelea, una de las más improbables de la historia del boxeo. Fue en marzo de 1975. En el noveno asalto. Muhammad Alí no entendía por qué su empresario había pactado un duelo con un auténtico decadente, un buen hombre condenado a ser extra dentro del pugilato. Antes de ese encuentro, solo Joe Frazier había derribado a Alí. Ni antes ni después lo habían hecho besar la lona. Pero el verdadero Rocky, que también era Chuck Wepner, sin la mejor técnica ni exceso de bíceps, lo logró con un buen golpe de izquierda cerca del cuello. Muhammad Alí, que no era Apollo Creed, retrocedió unos metros y cayó al suelo. A pesar de que después fue noqueado en el asalto quince, el verdadero Rocky ya había ganado su premio a la mejor actuación.

Chuck Wepner, también llamado “El Sangrador de Bayonne” por sus vulnerables cejas, ganó 100 mil dólares por durar los quince rounds con Alí y dos años después de retirarse fue detenido por tráfico de drogas. Sylvester Stallone obtuvo cientos de millones de dólares y tres premios Óscar de la Academia por el otro Rocky.

El semental italiano, el Rocky de las películas, ya peleó con su amigo, con el enemigo y con su mejor alumno. Wepner, hace siete años, demandó a Stallone, ante el Tribunal de Jersey City por 15 millones de dólares. Aún el juez no resuelve. Esa se ha convertido en la última pelea de Rocky: el encuentro interminable contra sí mismo.