17 de abril del 2014 22 °C

La historia de nuestra campeona Kina Malpartida

La otra pasión de la boxeadora peruana es correr olas. Lo hizo en Punta Hermosa junto a Sofía Mulanovich y se calzó los guantes por primera vez en Australia

La historia de nuestra campeona Kina Malpartida
*Por Patrick Espejo M.* Kina fue, es y será una de esas chicas que un hombre siempre voltea a ver. Eso sí, no se ponga 'faltoso' porque ella es capaz de arrancarle los dientes de un puñetazo. Es hija de Óscar Malpartida, tres veces campeón nacional de tabla hawaiana, y de Susy Dyson, una modelo internacional. Y claro, Kina Malpartida heredó la belleza de su madre y el espíritu competitivo de su padre, una combinación ideal. Se crio en Punta Hermosa y desde muy chica aprendió a surfear. Más de una vez se encontró en el mar con Sofía Mulanovich y compartieron las olas, aunque Kina sea tres años mayor que la 'Gringa'. "Toda mi vida ha estado ligada al mar, tanto así que gané algunos campeonatos nacionales en mis categorías", cuenta hoy, a la distancia, desde su casa en Los Ángeles. En 1999 dejó Lima para mudarse a Australia. Estudió seis años administración de cocina comercial hasta que una tarde su destino cambió. "En agosto del 2003 entré a un gimnasio para aprender defensa personal y quedé fascinada. Me calcé los guantes de boxeo, empecé a darle a un saco de arena y sentí algo diferente. Me gustó muchísimo. Apenas tres meses después de eso, tuve mi primera pelea profesional, ante Katrina Harding y le gané", cuenta. Mide 1,76, y está en la categoría Superpluma gracias a sus apenas 58 kilos (130 libras). Y aunque algunas la creen australiana ("es que allí saqué mi licencia de boxeo y por eso es que se confunden"), ella siempre aclara que defiende los colores del Perú. Peleó cinco veces más en Queensland y las ganó todas. Dado que esos combates fueron profesionales escaló rápidamente en el ránking mundial del Consejo Mundial de Boxeo (CMB o WBC, según sus siglas en inglés) llegando a ocupar el quinto lugar en la clasificación. "Soy muy agresiva, voy siempre al frente. Soy igual cuando hago tabla porque, eso sí, nunca dejé de practicar el surfing. Eso creo que ha hecho que tenga muy buena resistencia, fuerza en los brazos por tanto remar en el agua y mucha determinación para ir siempre al frente, como cuando una quiere tomar una ola por delante de las demás", repasa en voz alta ante tanta pregunta. *La chica del millón* Kina siente que le está tocando vivir en la vida real la historia que Hilary Swank protagonizó en el cine en la película "La chica del millón de dólares" ("Million dollar baby") que incluso le valió el Óscar a la mejor actuación. Es que ella, dice que por propia motivación, se mudó en el 2005 a Los Ángeles. "Es que allí es donde está mejor organizado el boxeo femenino. Pero ha sido durísimo. No todos los gimnasios aceptan que una chica vaya a entrenar y me tocó la mala suerte de que caí en manos de un empresario que no me ha ayudado en lo absoluto y del que estoy tratando de salir". "Me identifico mucho con esa película. La vi, y no me sorprendió, porque a mí me ha tocado vivir exactamente lo mismo. Sigo entrenando durísimo para estar lista para mi siguiente pelea que, espero, pueda ser pronto", cuenta. Por ahora su meta es volver a pelear, escalar en el ránking y quedarse a puertas de definir el título "y, en una de esas, llevar una pelea al Perú. Sé que hay varias chicas que entrenan en el Estadio Nacional". *Sobre las olas* Pero ella no ha dejado su pasión por el surf a un lado. Siempre en casa tiene un par de tablas y, cada vez que puede, se va y practica. A mediados del año pasado, se sorprendió cuando recibió un llamado de la Federación Peruana de Tabla para unirse al equipo nacional que debía participar el Mundial ISA. Ella no lo pensó dos veces y en esa cita fue una de las de mejor desempeño individual. Kina Malpartida es uno de esos tantos talentos nacionales que están en el mundo buscando abrirse campo en un mundo profesionalizado.

Tags relacionados

boxeo