Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Selección

"Bengochea y el perfil que no tenemos", por Mario Fernández

Las características del actual entrenador de la selección son diametralmente opuestas a las del técnico anterior

Bengochea y el perfil que no tenemos, por Mario Fernández

Bengochea y el perfil que no tenemos, por Mario Fernández

MARIO FERNÁNDEZ

El perfil es el conjunto de características que requiere un puesto de trabajo. Y en el último seleccionador de Perú el perfil era el siguiente:

a) Entrenador con recorrido internacional de más de 30 años

b) Experiencia anterior en el tipo de Eliminatoria que se estaba jugando

c) Credibilidad local por haber dirigido con cierto éxito a dos clubes peruanos. Por eso, entre otras cosas, se ofreció el buzo por cuatro años a Markarián.

Hoy el puesto lo ha heredado Pablo Bengoechea y sus virtudes no son precisamente esas. Tiene otras, pero hablamos de un entrenador primerizo, que nunca ha encabezado un proceso eliminatorio anterior y que no posee, por tanto, mayor crédito local. La pregunta inevitable es si existe un perfil de seleccionador nacional o –lo que sospechamos– las elecciones son meramente coyunturales o de momento. Bengoechea, joven y cercano a los jugadores, tendría, por su currículo, más puntos de contacto con el Chemo 2007 que con el Markarián 2010.

En Videna explican su nombramiento como la continuidad de Markarián, pero lo que en realidad se desprende de un contrato de solo 10 meses es cierta desconfianza, como si en realidad lo de Pablo fuese un interinato tipo el de Franco Navarro en el 2006. Si conformas, te quedas. Si no, chau. Tampoco se justifica el nombramiento haciendo un paralelo entre el relevo Klinsmann-Löw y la posta Markarián-Bengoechea. Solo siendo muy cándido, podrían igualarse ambos eventos. Porque mientras en Alemania el traspaso se dio el mismo día que se iba Klinsmann, en Perú se esperaron cinco meses y hasta se coqueteó con Bielsa. Tampoco se igualan las trayectorias. Löw no era un técnico top, pero ya había dirigido diez años. No es el caso de Pablo. Más que discutir un convocado puntual, o si debió estar Cedrón o Manco, lo decisivo es resolver por qué y para qué se fundan los procesos de un entrenador. ¿Para tapar huecos? No. ¿Para dejar huella? Sí. Lo que El Comercio reclama hace años es coherencia de decisiones y no pasar del técnico joven al experimentado y del viejo zorro al novato con tanta facilidad. El mentado perfil debería existir. Y no como una frase que se pronuncia al aire para hacerse el serio.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías