Claudio Pizarro y por qué debe dar un paso al costado en la selección

El capitán de la bicolor hizo público que, a sus 35 años, quiere quedarse en el equipo de todos

Claudio Pizarro y por qué debe dar un paso al costado en la selección

HORACIO ZIMMERMANN @Horacon
Redacción Online

En la selección peruana nunca pudo ser el ‘Bombardero’ alemán. Apenas fue un timorato pistolero de balas de fogueo. Seis goles en 42 partidos (0,14 de promedio por partido) de Eliminatorias al mundial en cuatro procesos (Corea-Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014) describen el aporte de Claudio Pizarro en el equipo de todos. El saldo final es a todas luces negativo: no se clasificó a ninguna cita mundialista.

Con esto no decimos que Claudio haya sido responsable de la suma de decepciones en los intentos de la bicolor por ir al Mundial. Tampoco se discuten sus ganas ni su actitud. Tampoco su sacrificio táctico. Sin embargo, es importante mencionar su estadística luego de que este confesara ante cámaras su intención de seguir jugando en la selección. Sobre todo por el impacto que generan sus declaraciones en los fanáticos. Pizarro, de 35 años, y con todo respeto, debe reconsiderar su postura. ¿Por qué? Lo resumimos en cinco razones:

1. POCO GOL. Los seis que marcó en cuatro Eliminatorias son los mismos que anotó el colombiano Teófilo Gutiérrez solo en este proceso a Brasil 2014. De hecho, de los seis primeros goleadores del torneo (todos son delanteros), cinco irán al Mundial (Lionel Messi, Gonzalo Higuaín, Radamel Falcao, Felipe Caicedo y el mencionado Teo) y uno al repechaje (Luis Suárez). La estadística deja en evidencia la importancia de tener un delantero con gol para cada equipo. Y, además, deja una primera conclusión: para ir a la Copa del Mundo requieres de eficacia arriba. Un ejemplo: Salas y Zamorano, solitos, le dieron la clasificación a Chile a Francia 98 (entre los dos hicieron 23 goles). Con Pizarro en el ataque, sin embargo, la selección no tuvo el gol asegurado en ninguno de los procesos. Claudio, en su zona, erró más de lo que convirtió.

2. LE RESTÓ PROTAGONISMO A GUERRERO. Paolo explotó en la Copa América como único 9. De hecho, fue el goleador del torneo. Guerrero rindió mejor cuando estuvo solo en el ataque. Jugando juntos, la labor de ambos se vio duplicada. Era uno o el otro. Poner dos nueves cuando a Perú le costó dar pases filtrados al área no fue la solución, sobre todo de visita. Un volante más en reemplazo de uno de ellos hubiera impedido que el referente en ataque retroceda tanto para tener contacto con la pelota. Ellos estaban para que les alcancen la pelota, no para habilitar. Escudado en la jerarquía que ganó a nivel de clubes, no obstante, Claudio fue siempre titular con Markarián como entrenador. El resultado: Guerrero anotó 3 goles, Pizarro igual, y Perú quedó eliminado. En algún momento, Claudio debió ir al banco. Y Paolo, también. Cada uno en su momento en beneficio del equipo.

3. SU INFLUENCIA FUTBOLÍSTICA EN EL DT. Si Claudio optara por quedarse pasaría lo mismo que ahora: con su aura de jugador referente y su ascendencia en el vestuario condicionaría al nuevo entrenador a optar entre jerarquía o rendimiento, y ya vimos que la apuesta no resultó para conseguir resultados deportivos, además que podría generar algún cortocircuito en el camarín. La permanencia de Pizarro en la selección le podría restar, además, minutos a los más jóvenes para foguearse en la próxima Copa América (2015) y Eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Benavente jugó dos partidos (90 minutos en total entre dos tiempos) y dejó una interrogante: ¿pudo servir antes? Creemos que sí. Sobre todo porque la mezcla entre obreros y estrellas (obligada por lesiones) resultó mejor en este proceso que cuando se utilizó a todos los referentes. El ejemplo más claro fue ante Argentina en Lima, en el que logramos el pico más alto de juego, pese a que no se ganó.

4. LA EDAD. De continuar, Claudio llegará con 37 años a la próxima Copa América. El tema de los años no es un tema menor. Aparte que podría ocasionar un problema no premeditado en el vestuario por lo antes explicado, es poco probable que a esa edad pueda por fin ser el Pizarro que todos alguna vez esperamos que fuese con la selección. Sí, ese del Bremen o del Bayern. Si en su mejor momento en Alemania no pudo conseguirlo, dentro de dos años, casi al borde del retiro (si no ha dicho adiós antes), será más difícil que pueda aguantar el ritmo de un fútbol cada vez más físico e intenso.

5. QUEDARÍA BIEN CON EL HINCHA. No tiene sentido que fuerce seguir en la selección cuando no goza del crédito popular a los 35 años y con unas cifras de goles que no le ayudan. Pizarro nunca fue el Zamorano que necesitó el equipo peruano en la delantera. Quedarse inclinaría la balanza en su contra (más) y obligaría al hincha a pedir su renuncia inmediata, como sucedió en algún momento con el Palacios, Solano o Jayo. Como dijo el ‘Chorri’, “dar el paso al costado en el momento indicado es lo ideal”.

Quienes pronostican que probablemente Perú no tendrá en muchos años un delantero del nivel de Pizarro seguramente no se equivocan. De hecho, creemos que pasarán un sinfín de años para que un peruano vaya a Alemania y se convierta en el máximo goleador extranjero de la historia de la Bundesliga. No obstante, Claudio, de nuevo con todo respeto, debe reconsiderar su postura y decidir qué es lo mejor para la selección, más no para él. Si quiere continuar jugando tiene su club para hacerlo. En la selección su ciclo está terminado. Y no fue tan fantástico.

Estadísticas de Pizarro en la selección:
-19 goles en total en la selección en 74 partidos jugados: 6 en Eliminatorias, 3 en Copa América y 10 en amistosos.
-Jugó 3 Copas Américas: anotó 3 goles en 10 partidos con un promedio de 0.3 por partido.
-Jugó 4 Eliminatorias: 6 goles en 42 partidos con promedio de 0.14 por partido. – Es el máximo goleador activo (19) junto a Paolo Guerrero de la selección peruana.
-En esta Eliminatoria anotó 3 goles en 13 partidos. Fue su mejor proceso en cuanto a goles.