Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Selección

"El curioso caso de Ricardo Gareca", por Pedro Canelo

Mientras en otros países de Sudamérica despiden técnicos, aquí en Perú se habla de una posible renovación de su entrenador.

El curioso caso de Ricardo Gareca, por Pedro Canelo

El curioso caso de Ricardo Gareca, por Pedro Canelo

Hace cerca de un mes, el diario “Marca” publicó en su versión digital un juego de imágenes donde se podía ver el deterioro que había sufrido Luis Enrique en los tres años que ha sido técnico del Barcelona. Era evidente que la excesiva presión interna y mediática mermó el aspecto saludable del ex jugador y ahora entrenador azulgrana hasta adelantarle el paso de casi una década de vida. Con 46 años, el hombre de Gijón parecía había saltado de manera repentina hasta más allá del medio siglo. Si hacíamos un paralelo con los últimos técnicos de la selección peruana, era posible afirmar que hasta hace poco existía un efecto de envejecimiento progresivo en todos los que se ponían el buzo blanquirrojo. Desde Oblitas hasta el mismo Del Solar, pasando por Paulo Autuori. Pero un día llegó Ricardo Gareca para romper ese molde. Más allá del resultado final que obtenga en las Eliminatorias 2018, lo del ‘Tigre’ en el Perú ha sido un indiscutible baño de rejuvenecimiento.

“Me siento como Benjamin Button”, dijo el último fin de semana un repotenciado Zlatan Ibrahimovic al referirse a ese personaje de película que logró invertir el paso del tiempo para cada año verse menor. El mismo efecto se produce en Ricardo Gareca. No solo por el semblante físico, sino por esa segunda juventud profesional que ha experimentado desde que llegó a la Videna. Aquel Gareca que llegó al Perú solo tenía una oferta de la selección de Costa Rica; hoy hasta ha sido candidateado para agarrar el timón de la mismísima Argentina. Más revalorizado ni el euro en sus mejores tiempos.

En este último tramo de cuatro partidos que definirán los cupos mundialistas en Sudamérica, Perú parte algo relegado en la tabla aunque con un impulso que parte desde el orden interno. Con la selección séptima en las Eliminatorias, con posibilidades aún remotas para clasificar al Mundial, lo del ‘Tigre’ es un inusual edén de estabilidad laboral y de respaldo tanto dirigencial como de la misma hinchada. Es un escenario ideal para la renovación de contrato, aunque el argentino y la federación han postergado la discusión para finales de año. 

Con el despido de Bauza, Argentina sumará tres técnicos en una Eliminatoria. Desde que se inició la competencia solo han conservado su puesto Quinteros (Ecuador), Tabárez (Uruguay), Pekerman (Colombia) y Gareca. Y al margen de los “buzos caídos”, hay crisis institucional y económica en federaciones como la ecuatoriana o la paraguaya. 

En 1999, Perú era la quinta mejor selección de Sudamérica. Oblitas iniciaba un segundo proceso de Eliminatorias luego de haber quedado fuera de Francia 98 por diferencia de goles. Una campaña cuestionada en la Copa América de Paraguay (eliminación en manos de México en cuartos de final) determinó la renuncia del ‘Ciego’. “No sentí respaldo dirigencial, la prensa era implacable y los hinchas impacientes. Era insostenible seguir”, respondió Oblitas en una entrevista el año pasado. Juan Carlos hoy es el director deportivo de la FPF, sin olvidar su ‘Waterloo’ de hace casi veinte años decidió blindar al ‘Tigre’. Respaldado, fresco, así llega Ricardo Gareca a la hora decisiva en Eliminatorias. Mientras en otros países se habla de despidos, aquí se comenta la renovación. Rejuvenecer también es para Gareca la posibilidad de hacer cada día más grande la opción de un futuro.

Tags Relacionados:

Selección peruana

Ricardo Gareca

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías