Así sufren las empresas el impacto de El Niño en el norte

Ventas se reducen para el sector retail, mientras que cajas y bancos reprograman deudas a clientes damnificados

Así sufren las empresas el impacto de El Niño en el norte

Los centros comerciales de Piura también han sufrido inundaciones. (Foto: Perú 21)

El Niño costero no da tregua, sobre todo al norte del Perú. Las lluvias y los huaicos continúan dejando más damnificados y poblados aislados, por lo que hasta ahora cualquier balance de los daños es solo preliminar.

 
No hay actividad económica en que El Niño costero haya pasado desapercibido. Es así como desde los más pequeños hasta los más grandes negocios del sector comercio están sufriendo también las consecuencias de la  furia de la naturaleza, aunque con distinta intensidad. Ciudades como Chiclayo y  Piura, que venían con un comportamiento comercial bastante dinámico, hoy se han frenado, comenta César Peñaranda, director ejecutivo del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima. 

Especialistas del sector estiman que solo en marzo las ventas de los centros comerciales en el norte, desde Piura hasta Chimbote, caerían alrededor del 25%  ante el menor flujo de visitantes, por días de poca o nula atención y falta de stock. En esta parte del país existen 12 ‘malls’, los cuales representan el 12% de las ventas de esta industria, es decir, S/3.000 millones aproximadamente al año.

“Hoy el consumidor está muy preocupado en solucionar primero sus problemas de vivienda”, acota José Antonio Contreras, vicepresidente de Accep.

Asimismo indica que, si bien este fenómeno los agarra preparados, igual han tenido que reforzar las medidas de seguridad ante la inclemencia de la naturaleza. No obstante, acota que la infraestructura moderna debe ir acompañada también de una infraestructura pública del mismo nivel.

Por ahora, dependiendo de si hay o no precipitaciones, los centros comerciales están cerrando más temprano en coordinación con los locatarios. Una de las razones para hacerlo es que muchos de los trabajadores viven en zonas alejadas o han sido afectados, explica. 

Marcas como Renzo Costa, por ejemplo, ya han experimentado de enero a la fecha una contracción de 12% en la facturación de su tienda de Chiclayo, que era la de mayor venta, revela su gerente comercial, José Cabanillas. “En Piura aún no hemos sentido los estragos y en Trujillo dos de nuestras tiendas se inundaron”, añade.

Para Percy Vigil, gerente general de la cadena Megaplaza, el reto será recuperar las cifras en los siguientes meses y habrá que tomar acciones comerciales para ello. 

IMPACTO LOCAL
Solo en Piura, por ejemplo, las ventas del comercio minorista han decrecido alrededor de 40% desde que empezaron las lluvias, estima Ricardo Álvarez, presidente de la Cámara de Comercio y Producción de Piura. 

“Esta situación ha complicado el panorama para los comerciantes con puerta a calle, porque no solo deberán afrontar una caída en las ventas [ante la dependencia del comercio del resto de actividades productivas] sino  por el  posible impacto en la rentabilidad ante el aumento del gasto en el mantenimiento de sus locales”, destaca Pedro Sevilla, gerente de la división de Centros Comerciales de Centenario.

Destaca que en el caso de los ‘malls’ no se ha notado una marcada disminución en el consumo como en otras zonas menos consolidadas. “Ahora los clientes vienen al centro comercial para ir al supermercado o a comprar ropa más adecuada”, dice a Día1.

César Peñaranda concluye que pese al Niño costero el sector comercio a nivel país crecerá, probablemente, 1% en marzo, ya que en lugares menos afectados los consumidores han empezado a stockearse de ciertos productos.

SECTOR FINANCIERO
En el ámbito del sistema financiero, según el BBVA Continental y Scotiabank, sus entidades fueron afectadas por las interrupciones en las comunicaciones y las caídas parciales de la red de los operadores de telefonía y datos.

Gonzalo Camargo, gerente general adjunto del BBVA, sostiene que las inundaciones generaron filtraciones en las oficinas que atienden al público. En tanto que Ignacio Quintanilla, vicepresidente senior de Retail Banking & CMF Perú de Scotiabank, afirma que las interrupciones de vías y carreteras dificultaron el acceso de algunos trabajadores y clientes.

Ambos coinciden que el mayor impacto del Niño costero en el sistema financiero ha tenido lugar en las plazas de Piura, Chiclayo, Trujillo y Chimbote. En estas, afirman que clientes y no clientes han sufrido daños materiales tanto en sus viviendas como en sus negocios, lo que ha generado una menor actividad comercial y bancaria. 

En el mismo sentido, el presidente de la Caja Municipal de Piura, Pedro Chunga, precisa que las pequeñas y microempresas (pymes) vinculadas al sector comercio, servicios y agrícola, sobre todo, han sido las más perjudicadas.

Para el ejecutivo, las pérdidas en el sector agrícola son preocupantes, debido al tiempo que demanda el proceso productivo en el campo.

Hasta el momento, 632 clientes del estatal Agrobanco con créditos comprometidos por S/6,2 millones se han visto afectados, revela el presidente de la entidad, Richard Hale. Detalla que entre los cultivos afectados destacan: banano, arroz, uva, ajo, olivo y cochinilla. 

Por otro lado, para el presidente de la Caja Municipal de Sullana, Joel Siancas, los damnificados son mucho más que las pymes, debido a que al perjudicarse muchas unidades económicas se va a generar desempleo. Un tema no menor si se considera que entre el 77% y el 82% de los trabajadores en las plazas más afectadas no tienen un respaldo ante desempleo por ser informales.

Asimismo, las compañías de seguros ya tienen algunos reportes de daños. Según Rimac Seguros y Pacífico Seguros, ambas han registrado siniestros a causa de lluvias y huaicos por cerca de US$30 millones. En tanto que La Positiva Seguros ha desembolsado más de S/237 mil, a través de su seguro agrícola, por el mismo evento.

Los bancos y cajas entrevistadas sostienen que además de activar sus planes de continuidad, luego de presentarse los daños de la naturaleza, han planteado una serie de medidas para brindar apoyo a sus clientes.

Chunga, de la Caja Piura; Siancas, de Caja Sullana; Quintanilla de Scotiabank; y Camargo, del BBVA Continental, precisan que sus entidades han recurrido a reprogramar los pagos de los créditos de sus clientes y otorgarles nuevos financiamientos para reorganizar sus negocios. Además, indican que están apoyando en la atención de siniestros a sus usuarios que han adquirido seguros en la institución. Afirman a Día1 que no van a restringir sus préstamos.

Interbank y el BCP brindarán apoyo a sus clientes para la continuidad de sus operaciones. Ambos bancos han habilitado cuentas para que sus clientes puedan donar instituciones que están trabajando en atender a los damnificados por la emergencia. Por su parte, el BBVA Continental asegura que no cobrará la penalidad por pago tardío en las tarjetas de crédito de los usuarios de las zonas afectadas e iniciará una colecta de fondos para apoyar a los damnificados.