Las matemáticas ministeriales, por Gonzalo Carranza [OPINIÓN]

El ministro de Economía, Alfredo Thorne, corrigió a la baja la previsión de avance del PBI, sin embargo luego se desdijo

Las matemáticas ministeriales, por Gonzalo Carranza [OPINIÓN]

"Las últimas semanas no han sido las ideales para confiar en las matemáticas ministeriales".(Foto: MEF)

Gonzalo Carranza

A contra mano de muchos, me entusiasmó ver al ministro Alfredo Thorne corrigiendo el pasado miércoles la proyección de su marco macroeconómico de 4,8% a 3,8%. No me pareció un gesto resignado, sino un necesario sinceramiento.  

Si un ministro de Economía quiere inyectar entusiasmo a los agentes económicos, puede lanzar reformas y shocks de inversión, ambas tareas realizadas por este Gobierno, con resultados por verse en los próximos meses y años. También puede complementar sus políticas con mensajes de confianza y entusiasmo. Pero no debe lanzar ni defender pronósticos oficiales inflados, que luego entran en una espiral de correcciones. 

En esa línea, parecía que Thorne marcaba una pauta saludable frente a sus antecesores, pues, sin importar el estilo de los anteriores titulares del MEF, el marco macroeconómico se ha convertido en un compendio de pronósticos errados, siempre al alza. Una mezcla de estimación con ‘cheerleading’. 

Mi entusiasmo duró poco: al día siguiente Thorne se rectificó. “El 3,8% es si no hacemos nada, pero estamos haciendo muchas cosas”, dijo. Y lanzó una nueva cifra de crecimiento: 4,3%. Este número coincide con la reciente actualización del FMI, pero sigue por encima del consenso de analistas locales, que estimaban un alza del PBI de solo 4% antes de que se anunciara la paralización del gasoducto. 

De hecho, las últimas semanas no han sido las ideales para confiar en las matemáticas ministeriales. Miremos el aeropuerto de Chinchero: tanto Thorne como Martín Vizcarra hablan de un ahorro de US$589 millones, producto de restar aritméticamente los montos a pagar en el contrato original y en la adenda, los cuales se desembolsaban en plazos y modalidades muy diferentes. 

Pero lo que te enseñan en cualquier clase de matemática financiera es que uno debe traer dichos montos a valor presente y compararlos de ese modo. El Ejecutivo no ha divulgado el resultado de ese cálculo, pero la renunciante presidente de Ositran, Patricia Benavente, afirmó en una entrevista con “Semana Económica” que ese ejercicio arrojaría un ahorro de US$15 millones. Una diferencia del tamaño de un aeropuerto que merece una explicación.   

 


Tags relacionados

Alfredo Thorne