20 de abril del 2014 19 °C

España: restaurantes apelan a vales de descuento y platos baratos para sortear la crisis

Con la subida de impuestos, los cocineros han optado por modelos de negocio con locales informales y menos personales

España: restaurantes apelan a vales de descuento y platos baratos para sortear la crisis

Los cocineros españoles se han empleado a fondo para sortear la crisis sin perder la excelencia pero con nuevos modelos de negocio en un año en el que subió el Impuesto del Valor Añadido (IVA), la Guía Michelin fue un poco más justa y Argentina se quedó sin jamón ibérico.

Este ha sido el año del mantenimiento, del afán de los cocineros por seguir adelante”, destaca a Efe el periodista y crítico gastronómico Carlos Maribona.

Así, muchas de las aperturas corresponden a nuevos modelos “muy adaptados a la crisis, más informales, con platos o menús más baratos, productos de menor costo y menos personales”, con “alguna rara excepción”. En muchos casos, las propuestas de gastrobares ayudan al sostenimiento de los restaurantes de alta cocina que regentan por los mismos chefs.

Como ejemplo, podemos nombrar a numerosos chefs reconocidos. Entre ellos destaca Ricard Camarena, quien abrió Central Bar, en el Mercado Central de Valencia y Ramsés en Madrid, donde combina una propuesta “canalla” con otra “más seria” o Quique Dacosta con El Poblet (Valencia). Asimismo, los tres últimos jefes de cocina de elBulli inauguraron Compartir en Cadaqués, y StreetXo, es la apuesta de comida callejera de David Muñoz en Madrid.

EN BUSCA DE NUEVOS MERCADOS
Otros apostaron por el extranjero: Sergi Arola con W Paris Opéra en la capital francesa y Vi-Cool en Hong Kong, 5 by Paco Pérez en Berlín, Ramón Freixa con Erre en Cartagena de Indias, o José Andrés con Mi casa en Dorado (Puerto Rico). El huracán Sandy retrasó hasta enero de 2013 la inauguración de Manzanilla, la aventura neoyorquina de Dani García.

Por ello el también periodista gastronómico Pau Arenós encuentra “sorprendente” que durante una “crisis salvaje” que conlleva una pérdida de clientes para los restaurantes, este sector “siga atrayendo a inversores valientes”.

DESCUENTOS Y FIELES COMENSALES
Otra novedad traída por la economía es la llegada de los cupones de descuento “a la alta cocina, incluidos los que ostentan estrellas Michelin”, refiere Arenós, quien la considera “rara y digna de análisis” ya que en el mismo comedor habrá “un cliente pagando el 100 % del menú y otro el 50 %”.

Hubo algunos cierres sonados, de clásicos como los madrileños Jockey o Balzac, pero, recuerda a Efe el presidente de la Real Academia de Gastronomía, Rafael Ansón, “abrieron muchos más, porque es el sector que mejor ha soportado la crisis adaptando la oferta a la demanda y porque la española se mantiene como la mejor gastronomía del mundo”.

La clientela extranjera ha supuesto una tabla de salvación para muchos restaurantes de alta gama. De ahí la importancia que se da en el sector a las estrellas Michelin, que este año tampoco llegaron en forma de lluvia pero aportaron algún gramo más de justicia.