18 de septiembre del 2014 16 °C

Mark Zuckerberg dio el primer paso hacia el imperio Facebook

La compra de Instagram es percibida como un ambicioso movimiento para convertirse en una potencia que pueda ofrecer más de una marca

Mark Zuckerberg dio el primer paso hacia el imperio Facebook

A primera vista, puede parecer que Mark Zuckerberg dilapida una fortuna por Instagram, una popular plataforma para compartir fotografías. El propio Facebook cuenta con 850 millones de usuarios que cada día suben a red 250 millones de fotos. ¿Qué tiene entonces de especial Instagram para que merezca la pena pagar 1.000 millones de dólares por un servicio que utilizan sólo 30 millones de personas y por ahora no genera beneficios?

El interrogante se vuelve aún mayor teniendo en cuenta que la semana pasada Instagram captó nueva financiación, elevando su valor hasta los 500 millones de dólares, según algunos medios. Todo parece apuntar a que durante el fin de semana Facebook lanzó repentinamente una megaoferta que los fundadores de Instagram, Mike Krieger y Kevin Systrom, no pudieron rechazar fácilmente.

Desde el anuncio de adquisición, los analistas de Silicon Valley intentan explicar el movimiento de Facebook. ¿Lanzó Zuckerberg la oferta con tanta prisa debido a que hubo intentos de acercamiento demasiado concretos por parte de sus rivales Google o Twitter ? Al fin y al cabo, siempre hubo rumores respecto a las aspiraciones de ambos, incluso aunque Systrom asegurase hasta el último momento que su “bebe” quería seguir creciendo solo.

¿O temía Facebook el potencial de Instagram, como plantea la revista “Fortune”? El servicio para tratar y compartir fotografías consiguió atraer a casi 30 millones de usuarios tan solo con su aplicación para iPhone. Y la nueva aplicación para Android fue descargada un millón de veces el día de su estreno, la semana pasada. Semejante demanda y los 50 nuevos millones de dólares captados por Instagram deberían haber servido para que la compañía siguiera desarrollando sus ambiciones.

“Creo que Facebook sufrió un ataque de pánico”, apunta un analista en “Fortune”. “Así que decidió absorber al competidor antes de que creciera demasiado”.

En comparación con los 100.000 millones de dólares que podría alcanzar Facebook en su salida al bolsa, el precio pagado por Instagram ni siquiera parece tan elevado. “Sacrificar un uno por ciento del valor de la empresa para desactivar la principal amenaza es una jugada inteligente”, apuntó el inversor de Internet Chris Dixon.

En realidad, Instagram ofrece lo que ya puede hacerse en la red social: compartir fotografías. Con dos diferencias: la aplicación de Instagram cuenta con un filtro con el que se pueden envejecer o cambiar los colores. Y el programa se limita a las fotografías, mientras que Facebook está inundado por cantidades ingentes de informaciones.

SU VERDADERO VALOR
El secreto del éxito no está en los filtros, pues hay decenas de aplicaciones con funciones similares. Y si Facebook quisiera, ya habría incluido el servicio de tratamiento de fotos en sus propias aplicaciones. El interés radica en que Instagram haya conseguido labrarse una comunidad de usuarios gracias a una aplicación atractiva y en medio de grandes rivales.

Ese puede ser precisamente el motivo por el que, por primera vez, Facebook esté dispuesto a dejar que una compañía recién comprada siga desarrollándose por sí misma, en lugar de integrar sus ideas en sus servicios. Zuckerberg da así el primer paso para formar un imperio que pueda ofrecer más de una marca.

Una pregunta interesante sería saber cuánta información nueva sobre sus usuarios podrá recopilar Facebook con la compra de Instagram. Y cuántas personas utilizaron Instagram y dejaron allí sus imágenes junto a la información de localización.

Tags relacionados

Instagram

Facebook

Mark Zuckerberg