Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Negocios

Internet de las Cosas: un aliado de la prevención climática

Internet de las cosas permitirá contar con indicadores que alerten sobre huaicos e inundaciones del Fenómeno de El Niño

"Falta de prevención" es una de las frases que más hemos escuchado en los últimos días para explicar las pérdidas de vidas, bienes y viviendas a raíz de las lluvias y desbordes de ríos. Y se aplica tanto para autoridades municipales como para las empresas, sobre todo aquellas que no tomaron en cuenta las advertencias que se hicieron el año pasado en torno a la posible llegada del Fenómeno de El Niño

Sin embargo, los expertos en IoT (Internet de las cosas u objetos interconectados) aseguran que todavía hay tiempo para reaccionar y prevenir mas daños mientras dure el fenómeno de El Niño.

Los científicos no tienen aún explicaciones certeras sobre por qué el fenómeno de El Niño es más intenso de lo esperado, pero sí saben que el agua del mar no se enfriará de un día a otro por arte de magia y que la temporada de lluvias dura todo abril, en el mejor de los casos.

Eso quiere decir que todavía se pueden evitar más pérdidas si se reacciona a tiempo (antes del desborde, por ejemplo). Utilizar herramientas tecnológicas acompañadas del compromiso de la ciudadanía puede ser de gran ayuda. 

Alberto Openheimmer, vicepresidente de soluciones e industrias para Latinoamérica de SAP, refirió que no muchos años atrás ocurría una tragedia climatológica y solo quedaba correr con los bomberos a solucionarla, pues los científicos se tomaban entre uno y cinco años para encontrar las explicaciones.

Hoy la situación es distinta, aclaró, pues existen sistemas inteligentes que registran datos, los procesan y van aprendiendo de dichos patrones para  encontrar explicaciones en tiempo real e incluso alertar sobre lo que puede pasar antes de que ocurra. 

En su opinión, todavía estamos a tiempo de implementar alternativas de prevención contra el fenómeno de El Niño: hay cosas que se pueden hacer sin tener que quedarnos sin grandes inversiones. Se trata de adaptar tecnologías propias de las ciudades inteligentes sin pensarlas como un lujo, sino como una necesidad.

Lo primero que debemos elegir es qué datos medir (los meteorólogos pueden darnos las pistas), ver que variables sirven. Existen algunos investigadores que tienen proyectos que permiten alertar del huaico, pero como todavía están en fase experimental, se puede tratar de usar lo que ya se tiene: las imágenes de satélites y los indicadores tradicionales.

Existen aplicaciones que ayudan a prevenir desastres. Una de ellas es Botón de Pánico: una herramienta para la asistencia de emergencias médicas, delitos y desastres naturales en la región Piura. Está disponible para Android y iOS. (Foto: iTunes)

El número solo (tomado con un sensor y comunicado con ayuda de un chip), aclaró, no sirve de mucho. Luego se necesita una maquina que mire cómo evolucionan las variables y aprenda como fluyen para poder detectar una posible falla antes de que esta suceda y nos alerte de ella a tiempo para evitar mayores daños (evacuar poblaciones, desviar carros, etc.). Y, lo mas importante, se necesita el compromiso de las personas en sacarle provecho a la herramienta con sus interpretaciones y reacciones rápidas.

EL CASO BUENOS AIRES

Salvando las distancias, el modelo implementado en Buenos Aires para evitar las inundaciones en la ciudad puede ser de gran ayuda como aprendizaje, opinó Openheimmer. No es lo mismo, pero deja enseñanzas importantes sobre el rol de la ciudadanía en el aporte de información para la prevención inmediata.

 

Según informaron los responsables del diseño del proyecto en Oracle, esto les tomo dos años y se inició tras una fuerte lluvia que inundó la ciudad. Lo que se hizo fue instalar sensores inteligentes en las alcantarillas para medir el nivel de agua.

Luego, con un software que se conecta con los sensores, se hizo un monitoreo constante del incremento del agua para establecer parámetros y se instalaron paneles en la vía pública que transmitían la información del estado de las tuberías y del clima. El sistema hoy alerta cuando hay fallas y previene desbordes de agua. 

Era demasiado caro poner sensores en todas las calles de Argentina, por eso se optó por poner paneles informativos que sean alimentados por los mismos ciudadanos que avisan ante desperfectos en las alcantarillas. (Foto: AFP)

Lo notable, advirtió Openheimmer, es que se montó toda una campaña de comunicación comprometiendo a la población sobre cómo alertar sobre averías visibles en las alcantarillas.

El argentino de a pie hoy entra a una app y avisa si ve alguna tubería tapada, pues si llueve sabe que no podrá fluir el agua.  Los costos de poner chips en todas las calles eran impagables para el municipio, advirtió, pero sí era viable comprometer al ciudadano en compartir información desde cualquier celular para procesarla en beneficio de todos. Y prevenir inundaciones.

Desde Oracle detallan que se logró aumentar la capacidad de la ciudad para gestionar la supervisión de las precipitaciones, el nivel de caudal del río y el rendimiento del escurrimiento de agua durante las tormentas. Además se optimizaron las alertas tempranas ( en tiempo real) y se pudo gestionar mejor el manejo de las emergencias.

¿Podría aplicarse algo similar en Piura o Chosica? Por supuesto. Una solución a medida y completa tomara su tiempo y debiera hacerse cuando pase la emergencia del fenómeno de El Niño. Sin embargo, antes de embarcarse en un proyecto de gran calibre, ante la emergencia actual, se pueden implementar algunas soluciones aprendiendo de esta experiencia cercana. 

Los riesgos y daños de un huaico o un desborde de un río por el fenómeno del niño actual son mucho mas complejos de solucionar dada la ferocidad de la lluvia y lo débil o precaria de la infraestructura de muchas de las poblaciones afectadas, pero comprometiendo a la población en brindar información oportuna a las máquinas que procesan los datos se puede sacar mucho provecho y reducir impactos al reaccionar a tiempo.

Tanto las empresas exportadoras como los ciudadanos y los gobiernos regionales pueden juntar esfuerzos para generar cadenas de información orientadas a la prevención. El trabajo colaborativo entre varios fabricantes tecnológicos sumado a un adecuado manejo de las comunicaciones con la población y los empresarios pueden ser claves hoy para evitar mayores daños mientras dure este fenómeno de El Niño. 

 LEE TAMBIÉN:

 

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías