Lucho Quequezana, el peruano que vive para y por la música

El laboratorio de ideas de Lucho Quequezana, Cabina Libre, fue reconocido en el certamen Creatividad Empresarial

Creatividad Empresarial: Cabina Libre, del músico Lucho Quequezana, fue premiada en la categoría Arte y Diseño y la categoría Cultura. (Archivo: El Comercio)

Lucho Quequezana intenta convencer a su hermano de que participe en la entrevista, pero este no cede. "Yo voy a hablar  cuando ganemos el premio general", bromea Alfredo Quequezana. Ligeramente emocionados, los dos se acercan tras recibir un segundo premio en el concurso Creatividad Empresarial, organizado por la UPC.

 

"Para nosotros es una alegría", afirma Lucho Quequezana, quien con Cabina Libre ganó en las categorías Cultura y Arte y Diseño. "De chico cuando empiezas en la música te dicen que estás loco, que esto no va a funcionar. De pronto encuentras a un equipo de gente, otros locos como tú, que en mi caso es Cabina Libre, que apuestan por hacer empresa con la cultura y la música", manifiesta sin titubeo.

Cabina Libre nació en el cuarto del sonidista del grupo, Alfredo Quequezana. Una computadora vieja, un micrófono de karaoke y una consola que se caía a pedazos bastaron para empezar a componer música. "Para poder grabar sacábamos el colchón de mi hermano porque no entraban los instrumentos", recuerda el compositor. 

El laboratorio de ideas de Lucho Quequezana se ubica ahora en el cuarto piso de un edificio de Miraflores. Sus paredes han sido testigos de la producción de los proyectos del compositor, quien adelanta que empezarán a producir artistas nacionales que quieran arriesgarse a hacer cosas distintas, cosas nuevas.

El reconocido músico peruano cree que es importante ligar la creatividad con la identidad. "Creo que una de las cosas que nos caracteriza a los peruanos es justamente eso, la creatividad. Y nosotros lo ponemos en evidencia innovando cosas, porque hemos tenido que inventarnos 50 mil plataformas y tecnologías para poder hacer las cosas locas que se nos ocurren", añade.

Seguidamente expresa su emoción por la expresión de las personas al ver el resultado de su trabajo.  "Que se de la oportunidad de ver la música de una manera distinta creo que es una alegría para nosotros", dice Lucho Quequezana.  Él está convencido de que ese es el gancho con el cual las personas se pueden acercar a la cultura, ingresando así a un viaje sonoro del cual es difícil despertar. 

Lee más noticias de Economía...