23 de abril del 2014 22 °C

¿Qué seguros y fondos usar para financiar los estudios?

El monto de la prima dependerá de sus ingresos y de la institución que elija. Se recomienda adquirir estos seguros desde la edad preescolar

¿Qué seguros y fondos usar para financiar los estudios?
*Por: Clauda Paan* Muchas veces hemos escuchado que la educación es la mejor herencia que los padres pueden dejar a sus hijos. Por eso la mayor preocupación para ellos es cómo podrán pagar los estudios superiores de ellos, si llegaran a sufrir algún accidente que les impidan trabajar o, peor aún, dejarlos huérfanos. Ante esta situación de riesgo, algunas compañías de seguros ofrecen "sistemas de cobertura":http://e.elcomercio.pe/101/impresa/pdf/2009/12/18/ECTU181209b4.pdf, que también pueden funcionar como un fondo a largo plazo, en el que el asegurado debe hacer determinados aportes. ¿Pero qué beneficios ofrecen estos fondos? Y, lo más importante, ¿realmente salen a cuenta? *PAUTAS DE JUEGO* Actualmente son solo tres las empresas que brindan este tipo de seguros. En todas ellas, son los padres, abuelos o tutores legales quienes pueden contratar estas pólizas, en las que la prima se establece de acuerdo con los ingresos económicos del asegurado y la universidad o instituto en el que le gustaría que su beneficiario pueda continuar sus estudios. En el caso de la empresa InVita, el padre fija el monto que va a pagar y el período de protección en función de la inversión que espera realizar por los estudios de sus hijos y la edad de ellos. Si el afiliado fallece en un accidente durante el período de cobertura, la compañía cubrirá el pago de los estudios en el tiempo acordado y, además, otorgará una indemnización a los beneficiarios. Mientras que, si queda inválido, lo exonerará del pago de primas por el período pactado. Un mecanismo similar se aplica en el Fondo Universitario de Mapfre. En este seguro si el afiliado muere, sus beneficiarios recibirán en la fecha pactada el capital elegido más las revalorizaciones acumuladas. Asimismo, los beneficiarios quedan libres del pago de las primas. Mapfre ofrece, además, pagar una tasa de interés anual de 5% durante la vigencia del seguro. University Life, el seguro universitario de Pacífico Vida, establece una tasa de interés del 4%. Según Graciela Figari, subgerenta comercial de Pacífico Vida, las primas se establecen por rangos de edad del titular: de 18 a 50 años y de 51 a 65 años. En este último grupo, si el asegurado llega a sufrir de invalidez total no se le exonera del pago de las primas. Además, el afiliado puede decidir en cuántas cuotas quiere pagar el fondo universitario: mensual, semestral o anual. *OTRAS ALTERNATIVAS* Algunas empresas aseguradoras, si bien no tienen un producto especial para cubrir los estudios superiores, ofrecen otros seguros complementarios. Por ejemplo, Rímac Seguros, dentro de su paquete de seguros de vida, ofrece la posibilidad de crear un fondo destinado a solventar los gastos de educación. Pietro Solari, gerente de Vida de Rímac, explica que la finalidad de este seguro es que en caso de que muera el padre o la madre, este dinero se destine al hijo. El monto de la póliza se establece según el número de hijos, edad del asegurado y el centro de estudios elegido. Pero no solo las aseguradoras ofrecen productos como estos. Futura Carrera, una empresa de servicios, presentó en octubre su programa Educahorro. Mediante ese programa se crea un fondo que recibe un monto de las compras de productos que realice el titular en empresas afiliadas. Después de varios años, el titular acumula dinero para la educación de las personas que elija. Al respecto, Claudia Lezama, su gerenta general, explica que este fondo se puede utilizar inclusive para pagar los propios estudios. Según sus estimaciones, en un plazo de ocho años el monto acumulado cubriría el 25% o 30% de los gastos de la carrera. “La cantidad dependerá del ingreso y consumo de cada familia”, señala Lezama. *LA RENTABILIDAD* Cabe preguntarse si los seguros son más rentables frente al ahorro que puede hacer por su cuenta el padre o la madre. La principal diferencia es que ante la eventualidad de muerte o invalidez del titular, el beneficiario recibirá el 100% del monto del seguro pactado. En el caso de una cuenta de ahorros solo recibirá lo que lleve acumulado. Además, para poder aprovechar las primas pagadas como si fuera un fondo deberá transcurrir un tiempo determinado (entre un mes y tres años como mínimo). En caso de que el titular deje de pagar sus pólizas antes de ese tiempo, perderá lo aportado. Sin embargo, en algunos años esta tasa podría variar poniendo en riesgo el monto total. *EN PUNTOS* * Las compañías recomiendan contratar estos seguros cuando su beneficiario está en edad preescolar. Esto permitirá tener mayor tiempo para pagar la póliza en cuotas mínimas. * Algunas empresas aseguradoras piden como requisito de afiliación disponer de una tarjeta de crédito. * En el caso de University Life, se puede utilizar el fondo universitario para pagar los estudios en el Perú o en el extranjero. Además, se puede destinar a cubrir los gastos de maestrías. * Para afiliarse a Educahorro, puede acceder a su página web (www.educahorro.com) o llamar a su línea telefónica (715-3889)