26 de marzo del 2017

Renunció el presidente de Volkswagen por escándalo de emisiones

El director general de Volkswagen, Martin Winterkorn, anunció que dejará el cargo. (Foto y video: AFP)

(EFE).-  El presidente ejecutivo de Volkswagen, Martin Winterkorn, renunció el miércoles, asumiendo su responsabilidad por la manipulación de la automotriz alemana en pruebas de emisiones de gases en Estados Unidos, así lo informó la empresa alemana.

 
 
Winterkorn presentó su dimisión tras una reunión del consejo de supervisión para abordar la crisis, que ha afectado a once millones de vehículos. "Volkswagen necesita un nuevo comienzo, también en términos personales. Con mi dimisión dejo el camino libre", dijo.

 

Sigue a Portafolio en Facebook  

Además, indicó que se encontraba impacto por los acontecimientos de los últimos días, "estoy impresionado por que una conducta errónea a esta escala sea posible en el grupo Volkswagen", añadió.

Aunque dijo que era consciente de que él no hizo nada mal, admitió que pidió al comité de supervisión llegar a un acuerdo para acabar con su función como presidente del consorcio.  "Lo hago en interés de la empresa, incluso si soy consciente de que yo no hice nada mal", señaló Winterkorn en su dimisión.

El consejo de supervisión de VW, un órgano supervisor típico de las empresas alemanas, aseguró que Winterkorn no sabía nada de estas manipulaciones. Winterkorn, cuyo contrato finalizaba a finales de 2016, hizo hincapié en que el proceso de clarificación y transparencia debe continuar.

"Este es la única forma de ganar confianza. Estoy convencido de que el grupo Volkswagen y su equipo superará esta grave crisis", señaló el hasta ahora presidente del grupo.

ANTECEDENTES
La Agencia de Protección Medioambiental de EEUU (EPA) detectó una manipulación en las pruebas de certificación de vehículos diesel de Volkswagen a través de un software, que disfrazaba que emitían gases contaminantes hasta 40 veces superiores a lo permitido

Volkswagen ha reconocido haber manipulado los datos de emisiones contaminantes de varios de los modelos diesel que comercializa en EEUU y podría enfrentarse a una multa de 18.000 millones de dólares.