19 de abril del 2014 20 °C

¿Sabe administrar su dinero? Claves para equilibrar la economía doméstica

Dígale no a esos gustitos, busque otros ingresos y no viva por encima de sus posibilidades. Inculque a sus hijos esta cultura

¿Sabe administrar su dinero? Claves para equilibrar la economía doméstica

JUAN CARLOS CUADROS GUEDES
El Comercio

Tres cosas hay en la vida: salud, dinero y amor. Sin duda, tres elementos importantes y, a la vez, vinculantes en el intento de alcanzar un objetivo común: la felicidad. Y para lograrla –bueno es que lo sepa– debe buscar el equilibrio perfecto entre los tres, más si la vida se lleva en pareja. Para algunos será una misión imposible, para otros objetos de discusión y peleas. Al final, sea como fuere, se buscará conseguir este objetivo.

Y como queremos que alcance la felicidad en su vida le ofrecemos aquí algunos consejos para que pueda planear sus gastos, enfrentar los imprevistos, cumplir sus compromisos financieros y ahorrar; de tal forma que pueda tener tranquilidad y aprenda a vivirla con su familia.

NO ES TAN SENCILLO
Lo primero es saber cómo se va a administrar el dinero y en qué lo va a gastar. ¿Compartirá todos sus ingresos, solo una parte o cada uno –hablamos de la pareja– irá por su lado? Un gran dilema. En realidad, no crea que es fácil: La casa o el ‘depa’, el carro nuevo, la comida del día, los niños… Ninguno deja espacio a la individualidad.

Los vicios y esos pequeños gustillos podrían desaparecer inexorablemente si los ingresos no son muy altos. Revise su patrimonio. Sume los pagos pendientes por alquiler o compra de la casa, tarjetas, etc. Esta operación le dará como resultado una cantidad de dinero que bien podría ser su balance de gastos familiar. Realice este ejercicio mensualmente y determine si las acciones que está tomando son las correctas para mejorar su economía.

Sea organizado. Lo importante es pagar las deudas antes que ahorrar dinero. Cumpla con sus compromisos financieros y enséñeles a sus hijos a honrar también los suyos. Un estudio reciente señala precisamente que el riesgo crediticio de los jóvenes, entre 18 y 25 años, se viene incrementando a un ritmo fuerte, debido al incumplimiento en el pago de sus obligaciones. Lo crítico es que muchos de ellos ya aparecen en las centrales de riesgo.

LO JUSTO ES LO CORRECTO
Trate de no gastar cualquier dinero que pueda recibir de manera adicional. Por ejemplo, si le pagaron por un dinero que prestó, un bono de productividad, su reparto de utilidades, horas extras o gratificaciones, entre otros ingresos, mejor ahorre.

Reserve una parte de ese dinero para emergencias. Es muy importante tener disponible cierta cantidad de dinero para cubrir cualquier imprevisto, como una consulta médica, un dolor de muelas o alguna emergencia con su vehículo. Procure ingresarlo en una cuenta bancaria, de la que pueda disponer del dinero en un plazo conveniente. Es provechoso, igualmente, invertir su dinero en un seguro. Si usted destina de manera constante y como parte de sus gastos mensuales, trimestrales o semestrales cierta cantidad de dinero para mantener protegido su hogar, la salud de la familia, su auto y sus pertenencias más valiosas, en la eventualidad de que se le presenten desafortunados sucesos no se verá en apuros económicos.

Actualice sus pólizas en el momento necesario y considere que lo inevitable son las pocas cosas que no se planean y pueden dañar su economía y sus planes financieros, afirma Gabriel Bustamante, de la Asociación de Consumidores y Usuarios de Seguros (Acuse).

TARJETAS DE CRÉDITO
Esto es importante: Use adecuadamente sus tarjetas de crédito. Recuerde que son para imprevistos o para aprovechar alguna oportunidad. Tenga solo las necesarias. Marycela Carreras Schroeder, gerenta de tarjetas de crédito y débito de Scotiabank Perú, le aconseja: No pague el mínimo. Abone el total que le corresponde al mes, así evitará gastos innecesarios.

Datos para tomar en cuenta
Riesgo crediticio. Por ley, cualquier persona que no paga sus deudas permanece registrada como tal en una central de riesgo hasta por cinco años. Durante ese lapso, nadie le dará un nuevo crédito. El arrendador de una vivienda o un empleador lo rechazaría con el argumento de que no cumple con su palabra.
Plan de jubilación. Mantener las finanzas no solo significa gestionar el patrimonio, ingresos y pagos mensuales, sino realizar una gestión a largo plazo, con visión de futuro para asegurar los años de jubilación.
La vida tiene fin. A veces nos cuesta aceptarlo, pero la vida tiene fin. Es bueno ir madurando la idea de comprar un espacio destinado al descanso eterno.

MÁS CONSEJOS PARA CUIDAR EL BOLSILLO
1. Si le depositan su sueldo en una cuenta bancaria, organice su dinero a través de ella, así no lo gastará todo de una vez y podrá administrar el recurso que le queda de la mejor manera.
2. Analice sus posibles fuentes de ingresos, y, si le es posible, busque nuevas, como por ejemplo: la posibilidad de emprender un nuevo negocio, de vender lo que ya no utiliza e incluso calcular el monto de su pensión.
3. Es mejor que planee y maneje las finanzas de la familia con su pareja, así ambos estarán enterados de los movimientos del dinero y entre los dos pueden dar buenas y mejores ideas para distribuir el gasto. Juntos revisen y controlen los estados de cuenta, recibos, reportes de sus inversiones, contratos, fechas de vencimiento, etc.